El arte de vencer se aprende en las derrotas

Este domingo, en Bayamo, Alazanes y Cocodrilos reanudarán el match semifinal que marcha empatado a un triunfo por bando.
Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 6 enero, 2017 |
1
Lázaro Blanco llegó a 15 triunfos en la  contienda / Foto Luis Carlos Palacios Leyva
Lázaro Blanco llegó a 15 triunfos en la contienda / Foto Luis Carlos Palacios Leyva

El revés de los Alazanes en el segundo duelo con Matanzas en la etapa semifinal de la 56 Serie nacional de béisbol, hizo recordar la célebre frase del crítico literario rumano Nicolae Iorga, cuando expresó: Hay éxitos que rebajan y derrotas que engrandecen.

Ese fue el mensaje que envió la selección de Granma, después de caer 2×1 ayer ante sus rivales de turno que, de paso, igualó el cotejo a un triunfo por bando; mientras en el otro duelo los Tigres avileños mandan 2-0 ante los Azucareros villaclareños.

Y es que los alumnos de Carlos Martí Santos enfrentan sin complejo al conjunto más potente de la pelota cubana en los últimos años. Al menos, esa es la impresión que dejaron en los dos primeros choques escenificados en el parque Victoria de Girón.

Con tremenda dignidad, los granmenses salieron a la grama de la instalación yumurina, a pesar del favoritismo de sus contrarios, quienes -desde el mismo inicio del campeonato- mostraron credenciales y pretensiones de coronarse.

Por supuesto, en ese accionar mucho tiene que ver la presencia de Alfredo Despaigne, bujía inspiradora. En apenas cuatro juegos, Despaigne ha demostrado cuánto puede aportarle al equipo y, este miércoles, no fue la excepción, al remolcar cuatro carreras con un bambinazo, que a la postre decidió el encuentro.

Despaigne inspira a sus compañeros de equipo / Foto Luis Carlos Palacios Leyva
Despaigne inspira a sus compañeros de equipo / Foto Luis Carlos Palacios Leyva

Igualmente, la faena de Lázaro Blanco resulta decisiva. Al apuntarse la victoria 8×3 en el estreno del match, el espigado yarense se reafirmó como el serpentinero más ganador del último lustro en los clásicos cubanos, por cierto la número 58 (con 31 derrotas), la sexta en play off.

Blanco ha cumplido cabalmente la misión de principal tirador de los Alazanes y, sin lugar a dudas, se erigió el más destacado del calendario regular. Argumentos suficientes para ser considerado el mejor lanzador cubano en la actualidad.

Otras actuaciones durante los primeros compases también merecen elogios: la disertación de Carlos Benítez alrededor de la intermedia, además de su empuje como bateador; la vitalidad de Dennis Laza y el arrojo de Yoelkis Cruz, sin olvidar el quehacer desenfadado del jovencito Yoelkis Céspedes.

La batalla por el avance a la discusión del título entre Alazanes y Cocodrilos continuará el domingo en el estadio Mártires de Barbados, cuyas gradas deben resultar pequeñas para miles de aficionados. Entonces, Martí Santos podría introducir algunos cambios en la alineación regular.

Con la demostración de los Alazanes creció la efervescencia beisbolera en la provincia, quién sabe hasta cuándo. Aunque no se trata de ganar o perder, sino de la manera que -hasta el momento- lo ha hecho un elenco que ya sobrepasó las expectativas. Por eso, le dan vida al refrán: “…es mejor perder algunos combates, que ser derrotado sin siquiera saber por qué se está luchando”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Sabias palabras, pero me gusta de la forma que lo están haciendo los muchachos y es así como se sale a la grama de los estadios a pelear por tu camiseta y la bandera de tu provincia, a sabiendas que estas peleando por miles de personas que esperan lo mejor de sus deportistas a los que están acostumbrados a ver indistintamente en las series Provinciales y luego en las Nacionales y así se ganan la simpatía de toda una Provincia que los sigue y nunca se deben conformar con lo hecho hasta ahora, sigan dando batalla que ustedes tienen las herramientas necesarias para coronarse. Saludos muchachos