El brillo de Quisqueya

Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 5 julio, 2019 |
0
Yunior Pérez repitió su triunfo en el doble par peso ligero, en la próxima edición Río de Janeiro 2007 / FOTO Tomada de internet

Si en los Juegos Panamericanos Santo Domingo 2003, Cuba ratificó su condición de segunda potencia deportiva en el continente, como escolta de Estados Unidos, para Granma tuvo una connotación especial.

Entonces, con la embajada cubana hicieron el grado 19 atletas granmenses, junto a un entrenador y un árbitro,  que consiguieron la mejor actuación histórica de la provincia en esas justas cuatrienales y foja de 13 medallas, incluyendo seis de oro.

Al pecho del remero cautocristense Yunior Pérez Aguilera fueron dos títulos, al imponerse en el doble par peso ligero, junto al holguinero Eyder Batista, y también formó parte de la tripulación que ganó en el cuatro par.

La masoense Dailín Taset Aguilar estuvo a punto de igualar la faena de Yunior, pero el metal plateado en el cuatro par la privó de su segundo cetro, aunque ya se había titulado en su principal modalidad.

En la capital dominicana, igualmente, trascendieron la tercera corona consecutiva en estas lides de la yudoca medialunera Daima Beltrán Guisado y el cetro de la taekwondoca manzanillera Yanelis Labrada Díaz. Ambas, confirmaron su clase un año después, al colgarse la presea de plata en los Juegos olímpicos de Atenas.

Asimismo, el jiguanisero Juan Rosell Milanés integró el binomio cubano que dominó la clasificación masculina en el voleibol de playa; así completó la media docena de títulos, la cifra más alta alcanzada por atletas granmenses.

Aunque sin subir a lo más alto del podio, otros desempeños también sobresalieron, como los segundos puestos del boyarribense Yerman López García en 400 metros planos y de la riocautense Mariela González Torres en la maratón.

Similares ubicaciones alcanzaron el luchador bayamés del estilo libre René Montero Rosales, que exponía su corona mundial, y el pesista riocautense Vladimir Rodríguez Moreno (62 kg), que estableció récord panamericano de 170 kilogramos en envión.

Los bronces del pistolero jiguanisero Norbelis Bárzaga Vázquez y del boxeador bayamés Yosvani Aguilera Zamora redondearon el botín del territorio.

Sin embargo, ocho años después en Guadalajara se superó el total de 14 metales, con 14, pero solo cuatro títulos, por eso el brillo de Quisqueya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *