El brillo del primer sábado

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 9 enero, 2020 |
0
FOTO/ Radio Granma Digital

Manzanillo.- Bastó  el brillo de la primera noche del sábado de 2020 en la Ciudad del Golfo de Guacanayabo para poner sobre la mesa, y las ofertas del comercio, la gastronomía y los servicios, las amplísimas potencialidades para revertir sus índices económicos en esta costera localidad granmense.

Dicho en buen cubano, los colectivos de ambos sectores tuvieron que sudar la gota gorda, ajustar por aquí, abrir por allá, comercializar esto y lo otro para acercarse un poco sin cumplir con lo programado en las recaudaciones del año anterior y el aporte económico territorial.

Cierto que sobre el tapete también están las limitaciones de recursos, los atrasos en la llegada de alimentos y dificultades con las entidades proveedoras, pero la realidad es más rica que la ficción y la primera noche de la cubanía manzanillera, que festejó los 61 años de la Revolución sustentó que en la creatividad, los deseos de hacer y el sentido de pertenencia radican muchas oportunidades para avanzar.

La brisa de las aguas del Guacanayabo resultan valor agregado, excelente escenario para extender ese tipo de actividades quizá a dos veces por mes, sin esperar que las orientaciones o suministros lleguen de arriba, cuando desde lo local se pueden materializar diversas ideas.

Platos elaborados con carnes exóticas, las habituales ofertas de la cocina cubana y tradicional, y propuestas del deporte, la cultura física, recreación y artísticas llenaron de luces el ambiente del primer sábado de 2020.

Para próximos empeños no solo el malecón, también los alrededores del Parque Céspedes, y comunidades semiurbanas pudieran poblarse de esas opciones los fines de semana para que el pueblo tenga la posibilidad de escoger desde la propia cercanía a sus inmuebles.

Conviene ubicar por encima de todo, la satisfacción de los clientes y las ganancias económicas, que mucha falta hacen.

Solo así será posible reír a final de cada año sin que los gastronómicos y comerciantes manzanilleros suden la gota gorda al final de la carrera con obstáculos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *