El cambio climático afecta las actividades agrícolas cubanas

Share Button
Por Agencia Cubana de Noticias (ACN) | 10 octubre, 2016 |
0

La Habana, –  Los efectos del cambio climático impactan directamente en todo el universo de actividades agrícolas y forestales  de Cuba, dijo, en exclusiva  para la ACN, Orlando Ruiz Santos, asesor jurídico para el cambio climático del CITMA.
Durante una de las sesiones del recién concluido Congreso Internacional de Derecho Agrario, el jurista habló de cómo con el cambio climático se modifica el régimen de lluvias con   precipitaciones intensas en períodos secos y sequía en tiempos de mucho agua.

También, abundó, las tierras se tornan más secas,  se extienden las regiones áridas de la zona oriental hacia la occidental, asciende el nivel del mar, los suelos se salinizan y  los fenómenos climáticos extremos como los huracanes son más violentos.

Todo eso, aseguró,  influye  sobre  la producción agropecuaria y nos obliga a buscar variantes para hacerle frente.

Hoy, subrayó, debemos cambiar la mentalidad y la idea de que una tierra en particular, por sus características, era buena para la ganadería, el cultivo de arroz o frutales, por citar algunos ejemplos, ahora debemos buscar variedades más resistentes de los cultivos  que van a sufrir con los aumentos de temperatura.

En tal sentido, acotó, los centros de investigación cubanos desarrollan líneas para el perfeccionamiento de plantaciones claves para la nación donde se prevé la aparición de plagas o enfermedades en épocas inusuales del año o con una fortaleza inusual.

Por eso en mi trabajo Los cambios climáticos y su repercusión en la agricultura, pretendo llevar a los especialistas del área legal a la idea básica de dejar de pensar en una agricultura estática, que se comporta de manera regular,  a una dinámica, la cual va a necesitar otra manera de pensar la ciencia, la política y el derecho, expuso.

Ruiz Santos aseguró que Cuba tiene fortalezas innegables, reconocidas incluso internacionalmente, en el enfrentamiento a ese flagelo, entre esas una base científica de información  importante.

La Mayor de las Antillas, afirmó,  tiene información detallada de su suelo, del estado de sus costas, trazados los escenarios climáticos y el impacto de ellos hasta el 2050 y hasta el 2100, además, ha estudiado las áreas más proclives a la salinidad, donde se pueden producir situaciones de aridez o de cierta desertificación de sus suelos.

Cuenta, también, con una voluntad política y un reconocimiento del Gobierno a la prioridad del tema, el cual está presente en los documentos rectores de la política cubana, entre ellos  los emanados del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba.

En el terreno jurídico, patentizó el asesor jurídico del CITMA, hay normativas por mejorar y perfeccionarse y  algunas leyes sobre este asunto son obsoletas o muy viejas.

La legislación de Suelo Cubano de 1993, enumeró, después de más de 20 años no se ajusta a las actuales circunstancias, ni recoge los problemas del cambio climático; sucede lo mismo con  ley Ambiental Cubana en vigor desde 1997.

Sin dudas,  refirió Ruiz Santos, contamos con  bases positivas para enfrentar con éxito el fenómeno del cambio climático, pero también es necesario actualizar la legislación y prever todos los escenarios posibles para perfeccionar esas bases del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *