El Grito de Yara, la epopeya iniciadora (+ fotos y videos)

Share Button
Por José Pedro Salgado Hernández | 11 octubre, 2018 |
0

Al conmemorarse el aniversario 150 del inicio de nuestras guerras por la independencia, debemos por justicia histórica, situar los hechos en el tiempo y el espacio.

Por cuanto hoy, cuando rememoramos uno de los acontecimientos más gloriosos de nuestra historia, percibimos que una parte considerable de la historiografía cubana, desde hace muchos años ha hecho coincidir el Grito de Yara, con lo ocurrido en Demajagua el 10 de Octubre de 1868, encontrando este error eco en la tradición oral.

Lo ocurrido en el Ingenio Demajagua -ubicado alrededor de 30 kilómetros de Yara, un día antes del suceso acaecido en la localidad donde quemaron al indio Hatuey- lo convirtió sin lugar a dudas en un sagrado altar de la patria.

Allí Carlos Manuel de Céspedes se pronunció y dio lectura al Programa de la Revolución conocido como el Manifiesto del 10 de Octubre, instante en el cual le otorgó la libertad a sus esclavos, hecho sin precedentes hasta aquellos momentos en nuestra historia.

 

#LaDemajagua150

¿Qué sucedió realmente en #Cuba el #10deOctubre de 1868?

Publicada por La Demajagua en Martes, 9 de octubre de 2018

 

#Cuba y su historia

Comités revolucionarios: gérmenes de la gesta independentista en #Cuba!!! Conozca la historia a #LaDemajagua150 años, #10deOctubre, #SoloUnaRevolución

Publicada por La Demajagua en Lunes, 8 de octubre de 2018

 

En ese lugar permanecieron todo ese día, en los preparativos de la gran contienda que materializarían. En la madrugada del domingo 11 de octubre de 1868, partieron aquellos patriotas hacia Nagua donde establecerían su campamento general.

Céspedes rápidamente comprendió que Manzanillo era una plaza militar inexpugnable, en la cual prevalecía el integrismo encabezado por una gran capa de ricos comerciantes de origen catalán, quienes ejercían el poder político y económico desde el ayuntamiento, en alianza con la iglesia católica.

Al amanecer hicieron el primer alto en el ingenio San Francisco, y entre las 9 y las 10 de la mañana hicieron otro en la hacienda Palmas Altas, donde se organizaron y almorzaron, saliendo alrededor de las 2 de la tarde hacia el poblado de Yara, en el cual realizarían su primera acción militar.

Una fuerte tempestad lo sorprende en las sabanas de Don Pedro, exactamente en Coboa, donde hicieron las últimas precisiones. Desde allí enviaron al corneta Rafael Castellano a entrevistarse con el capitán pedáneo Tomás Riera, quien solo contaba con alrededor de 5 hombres para defender la plaza militar.

La victoria parecía inminente pero el infortunio los acompañó, al salir Castellano de Yara, procedente de Bayamo llega al poblado una columna española del Regimiento de la Corona número 3 al mando del teniente coronel Villares; este se dirigía a Manzanillo para sofocar la posible insurrección y decide pernoctar en Yara por la inclemencia del tiempo, el mal estado de los caminos y el peligro de la oscuridad de la noche.

Puesto al corriente de lo acaecido se atrincheran para esperar al incipiente Ejército Libertador, en la Plaza que hoy es Monumento Nacional, bajo una intensa lluvia y con un cerrado fuego de fusilería.

Las huestes mambisas quedaron desconcertadas ante la superioridad del enemigo, la sangre se derramó en aquel escenario por vez primera el 11 de octubre, al caer por la parte mambisa Fernando Guardia y Céspedes y por la española un soldado de apellido Aguilera.

 

Imágenes del Acto por el Aniversario 150 del inicio de nuestra guerra de independencia un 10 de octubre de 1868 iniciada…

Publicada por La Demajagua en Miércoles, 10 de octubre de 2018

 

Acto central por el aniversario 150 del inicio de las guerras en Cuba!!!

Acto central por el aniversario 150 del inicio de las guerras en Cuba!!!

Publicada por La Demajagua en Miércoles, 10 de octubre de 2018

 

Lo grandioso del hecho radica, en que uno de los hombres de Céspedes al ver la disgregación producida exclamó “Todo se ha perdido” a lo cual Céspedes con palabras proféticas respondió “Aún quedamos doce hombres. Bastan para hacer la independencia de Cuba”.[1]

La noticia de este Grito -que tuvo la connotación del de Dolores, dado en México en 1810 por el cura Miguel Hidalgo, y el de Lares en Puerto Rico por Manuel Rojas el 23 de septiembre de 1868- fue publicada por orden del Capitán General Francisco Lersundi en la Gaceta de La Habana el 13 de octubre de 1868.

En esa publicación impresa decía: “Según telegramas oficiales, en Yara, jurisdicción de Manzanillo, se levantó el día 10 una partida de paisanos, su importancia debe ser escasa cuando en el mismo pueblo de Yara tuvo un encuentro antes de ayer con una columna de soldados que salió de Bayamo en su persecución y huyeron a los pocos tiros que se cruzaron…[2]

El contenido refrendado en la gaceta está apoyado en el informe enviado por Villares a sus superiores y a raíz de esta información, el Capitán General envió a Valmaseda con un gran contingente militar hacia Manzanillo.

La noticia del hecho convulsionó al dominio colonial español, al despertarse en esta jurisdicción el sentimiento anticolonial del caribe hispano.

_________________________________________________________________________

[1] Portuondo, Fernando. Estudios de Historia de Cuba. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1973 P 51.

[2] Ibídem. Páginas 53—54.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *