El innegable brillo de la Serie 50 (+ fotos y video)

Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 27 abril, 2020 |
1
Despaigne fue una de las bujías de aquel equipo / FOTOS Luis Carlos Palacios Leyva

Tal vez, el par de cuadrangulares de Alfredo Despaigne frente al derecho guantanamero Dalier Hinojosa, sea lo que más perdure entre los aficionados de Granma, con relación a la 50 Serie nacional de béisbol, aún por encima de otros acontecimientos importantes, tanto individuales como colectivos.

Entonces, la despiadada demostración de poder de Despaigne, en el estadio Mártires de Barbados, de Bayamo, resultó decisiva en la remontada de los Alazanes sobre los Indios en uno de los play off de cuartos de final.

 

 

Publicada por Leonardo Leyva Paneque en Lunes, 27 de abril de 2020

 

Sin embargo, en este recuento sería imperdonable solo remontarse a aquella noche bayamesa (primero de abril de 2011), cuando toda la provincia estalló de alegría, mientras su selección seguía en la batalla por un trono, que años más tarde asaltaría y por partida doble.

Lo del Hijo adoptivo de Granma fue una muestra más del excepcional rendimiento ofensivo, que mostró durante los 90 juegos de la etapa regular la tropa dirigida por Ángel Ortega.

De la bien llamada Serie de oro, que ganó Pinar del Río, trascendió el récord, que aún persiste en nuestros clásicos nacionales, de ¡147 jonrones!, superior a los 133 de los Gallos de Sancti Spíritus en la contienda precedente, sin contar los 21 de la postemporada, para un total de 168 en todo el campeonato.

En esa arremetida, Yoeni Céspedes asumió protagonismo, al establecer un tope de 33 estacazos (igualado con el cienfueguero José Dariel Abreu), aunque le duraría poco, pues en la próxima campaña y en dura porfía con Abreu (35), Despaigne sacó 36 pelotas de los límites, cifra a la que ha sido imposible acercarse.

Asimismo, destacan otras marcas para selecciones de aquí: average (321), carreras anotadas (629), extrabases (317), total de bases recorridas (mil 615) y remolques (585), números que -desde entonces- parecen inaccesibles, aunque el de jit (991) quedó roto en la venidera serie, con mil 002, pero en 96 encuentros.

De regreso a las individualidades, algo similar a los bambinazos sucedió con las carreras impulsadas entre Céspedes y Despaigne; el campechuelero consiguió 99 y luego su compañero redondeó 105.

Pero Yoeni y Alfredo solo eran dos piezas claves en el line up regular de los Alazanes; de esa época, todavía se recuerda el aporte innegable de Yordanis Samón, que completaba el más temido trío de entonces, entre otros reconocidos bateadores, como Ramón Tamayo, Urmaris Guerra y Luis Ferrales.

Al cabo de una década, muchos afirman que ese conjunto granmense sobresale como el mejor preparado de la historia, aspecto en el que resultó determinante la maestría del mentor Ortega y su colectivo técnico.

Aún así, no llegó tan lejos como muchos imaginaron, luego de lo visto en la fase clasificatoria. El elenco carecía de madurez y de otras herramientas para enfrentar con éxito a selecciones curtidas en esos trajines.

Ortega y sus alumnos apenas vencieron el primer play off, antes de caer ante los Tigres avileños en semifinales, para anclar en la cuarta posición general. De todas maneras, eso no quitó brillo a su actuación descollante, sobre todo, en el orden ofensivo.

Quizás tendrán que pasar muchos años para destrozar esos dígitos colectivos que estamparon los granmenses en la quincuagésima campaña, porque en la actualidad ni en el futuro inmediato se vislumbra un equipo con atributos para conseguirlo.

Ojalá me equivoque.

Colaboración de Nelson Frías Pérez

A pesar de su paso casi efímero por los clásicos cubanos, Ortega dejó su huella en materia de preparación
Aunque decidió abandonar la provincia en busca de mejor suerte, Samón ha sido uno de los mejores bateadores del béisbol granmense
El único campeón olímpico de Granma, Manuel Vega, también ayudó a la remontada sobre Guantánamo con un relevo de leyenda en el séptimo juego del play off

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Ese equipo se veia con posibilidades de haber alzado el titulo ese año o al menos haber estado en la final con Pinar del Rio pero mas que las lagunas ofensivas fueron las lagunas mentales lo que fallaron porque a Ciego se le pudo haber ganado pero les faltaba creerse que si podian ganar Porque fueron el terror al bate en esa serie y le aseguro que pasara mucho tiempo para que algun equipo destroze las marcas ofensivas de los alazanes y ahora mismo no hay equipo en Cuba capaz de hacerlo lo que hay es ripio donde quiera