El mundo, a la espera de una vacuna

Share Button
Por Sputnik Mundo | 27 abril, 2020 |
0

La crisis causada por el COVID-19 ha paralizado a casi todo el planeta y actualmente la humanidad centra sus esperanzas en la aparición del fármaco milagroso que neutralice al virus, ponga fin al encierro y posibilite el retorno a cierta normalidad.

Muchas personas navegan diariamente en internet revisando páginas de diarios o redes sociales a la espera de noticias sobe la aparición de una vacuna efectiva, que será la única manera de poner fin al confinamiento social en un plazo moderado. Pero la comunidad científica recuerda que es un trabajo complicado y que todavía, cuando menos, faltan meses para encontrar un fármaco que pueda evitar el contagio y tranquilizar a la población.

Mientras, el jefe de la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización (GAVI), Seth Berkley explicó recientemente que no hay seguridad de que se pueda hallar dicho fármaco: “Uno de los desafíos es que no sabemos si podremos hacer una vacuna”, precisó Berkley en una rueda de prensa virtual en Ginebra. “Soy bastante optimista, por lo que sé de la ciencia, pero no tenemos ninguna certeza”.

El directivo destacó que el desarrollo de una vacuna puede tardar varios años, pero que los primeros ensayos para enfrentar el COVID-19 podrían estar disponibles en los próximos 12 a 18 meses, “si tenemos mucha suerte”.

Berkley alabó la cantidad de centros volcados a esta tarea y explicó que, en lugar de trabajar en docenas de vacunas idénticas, se coordinaron para tener vacunas variadas que actuaran de manera diferente. Y precisó que actualmente hay más de 100, y posiblemente hasta 150 vacunas diferentes en varias etapas de desarrollo.

Alemania y Reino Unido a la cabeza en los ensayos

Las más recientes noticias ponen a Alemania y Reino Unido como los más avanzados en cuanto a los ensayos de los nuevos medicamentos, pues ya están en la fase de hacer pruebas en humanos.

El organismo regulador de vacunas de Alemania, el Instituto Paul Ehrlich, aprobó los primeros ensayos clínicos de una potencial vacuna contra el nuevo coronavirus en humanos en el país, informó hace unos días el servicio de prensa de la organización.

De acuerdo con el comunicado del instituto, en la primera parte del ensayo clínico autorizado participarán 200 voluntarios sanos de entre 18 y 55 años, que se vacunarán con al menos una de las distintas variantes de la vacuna ligeramente modificadas.

Tras un periodo de observación de los vacunados, en la segunda fase del estudio clínico se vacunará a más voluntarios del mismo grupo de edad. También se prevé incluir en la segunda etapa a los voluntarios de los grupos con un riesgo elevado de infección o con riesgo de complicaciones en caso de contagio.

Por su parte, la Universidad de Oxford inició el 23 de abril la fase de pruebas en humanos de su vacuna contra el COVID-19, según informó previamente el ministro de Salud británico, Matt Hancock.

“Me alegra anunciar que asignamos 20 millones de libras esterlinas [24,5 millones de dólares] a los especialistas de Oxford para financiar los ensayos clínicos (…) También es un placer informar que los ensayos de la vacuna en humanos empezarán a partir de este jueves”, dijo Hancock.

China y Rusia no se quedan atrás

China también va adelante, pues el 24 de abril un laboratorio de ese país anunció los logros alcanzados por una vacuna experimental que protegió ampliamente a un grupo de monos contra el nuevo coronavirus.

Según los resultados del ensayo —publicados por el gigante farmacéutico Sinovac Biotech—, la vacuna, que usa agentes patógenos inertes del virus que provoca la COVID-19, fue administrada a ocho monos Rhesus, los que después fueron infectados artificialmente.

El texto destaca que días después los cuatro primates que recibieron una dosis alta no tenían rastro del virus en los pulmones, mientras que los otros cuatro monos, que se les administró una dosis menor, tenían mayor carga viral, pero resistían a la enfermedad.

Por su parte, Rusia espera completar los ensayos en humanos de una potencial vacuna antes de diciembre. “Estoy casi seguro de que para el otoño de este año habrá más de un prototipo de una potencial vacuna, que para entonces se someterán a pruebas de laboratorio básicas y, tal vez, incluso ensayos en voluntarios”, dijo a la prensa el director adjunto del Centro Nacional de Investigación Médica de Tuberculosis y Enfermedades Infecciosas del Ministerio de Salud de Rusia Vladímir Chulánov.

Hasta el momento Rusia ha presentado nueve vacunas candidatas contra el SARS-CoV-2 en la lista de inmunizaciones en desarrollo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), según el sitio web del Gobierno ruso sobre la pandemia de COVID-19.

“Nueve vacunas rusas contra COVID-19 han sido incluidas por la OMS en la lista de candidatas, entre ellas seis desarrolladas por el centro ruso de virología y biotecnologías Vektor”, destacó el portal stopcoronavirus.rf.

Mientras que la OMS reconoció la participación de Rusia en el proceso de creación de una vacuna contra el COVID-19: “Decenas de centros científicos en todo el mundo, incluidos los de Rusia, están desarrollando de manera intensiva una vacuna contra el coronavirus, la OMS saluda el aporte importante de Rusia en la tarea global de creación de la vacuna”, declaró el 24 de abril a Sputnik la representante de la entidad en el territorio ruso, Melita Vujnovic.

La representante de la OMS recordó que hasta la fecha existen 77 propuestas de vacunas potenciales contra el COVID-19 en la etapa de ensayos preclínicos y seis propuestas en la etapa de ensayos clínicos.

Para la funcionaria, todavía faltan muchos meses de pruebas para que la vacuna se pueda utilizar de manera masiva y esté al alcance de la mano de toda la población mundial.

Vacunas para todos

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) espera que la vacuna contra el coronavirus, una vez desarrollada, esté disponible para todos los ciudadanos, declaró el portavoz del secretario general de la ONU, Stéphane Dujarric. “Lo principal es que la vacuna, cuando la tengamos, esté disponible para todos”, dijo y subrayó que la ONU busca garantizar que la vacuna no exacerbe el problema de la desigualdad.

A mediados de abril el secretario general de la ONU, António Guterres, instó a crear una coalición internacional para desarrollar una vacuna: “Necesitamos una coalición global para desarrollar una vacuna contra el COVID-19, que debe estar disponible y ser asequible para todos y en todas partes”, escribió Guterres en su cuenta de Twitter.

El secretario general de la ONU destacó que esta vacuna “debe considerare un bien público global”.

Esperemos que una vacuna, o varias, estén pronto disponibles para su uso y los más importante —algo por lo que abogan muchos líderes mundiales—, que el bien común se anteponga a los intereses comerciales y se piense en la salud de gran parte del mundo antes de sacar cuentas sobre los beneficios de tan ansiada cura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *