El privilegio

Share Button
Por Elizabeth Estrada Morilla (Estudiante) | 20 octubre, 2020 |
0

Desde los inicios de la raza humana, en Cuba, se empezó a gestar una cultura propia que expresara sentimientos, ideologías, que con el decursar fue evolucionando hasta la actualidad.

Lo cubano es toda nuestra historia desde los aborígenes hasta la actualidad. No se puede olvidar que Cuba es un nombre aruaco, lenguaje autóctono de los primeros pobladores de la Isla, antes de la llegada de Cristóbal Colón.

Cuando a fines del XVII empieza a formarse la sociedad criolla, comienza a nacer el cubano, y consigo a sentir su Patria, entonces va a defender y a amar la región en la que vive. Se fue generando un pensamiento, una ideología, que  se va a desarrollar y a asumir una postura diferente y eso hace que el cubano se identifique como tal.

Todo esto influyó en  Granma, principalmente en la ciudad de Bayamo.

Como diría nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro: “No se podría escribir la historia de Cuba sin la historia de Granma”, pues en Bayamo, capital de dicha provincia, también se jugó un papel fundamental en el progreso de la cultura.

CUBA, ISLA BENDECIDA

Tenemos una tradición de heroísmo, de patriotismo que tiene que ver con el inicio de las luchas por la independencia de Cuba que no es más que la búsqueda de una soberanía nacional.

Al respecto, Damiana Pérez Figueredo, directora de la Casa de la Nacionalidad Cubana expresó: “Adquirimos una costumbre arraigada desde las rebeliones de los aborígenes contra el colonialismo cuando el proceso de conquista y colonización, que hace que nos sintamos más cubanos, por eso es que defendemos con fuerza lo que tanto hemos luchado y eso se distingue en cualquier parte del mundo.

“Hay elementos simbólicos que nos identifican muy bien, el himno, el escudo, el idioma, la bandera y nuestra manera de interpretar el Himno es única, ya sea dentro o fuera del ámbito nacional, porque forma parte de nuestra identidad”.

Nacimos en un sistema social que nos ha educado sobre valores cubanos que hemos heredado y es a esta identidad a la que nos debemos.

BAYAMO: CIUDAD MONUMENTO

Como le dijera José Martí a Carlos Manuel de Céspedes: “Usted y yo somos bayameses, porque yo tengo de Bayamo, el alma intrépida y natural”. Bayamo es un  concepto simbólico, enunciarlo es evocar historia y figuras paradigmáticas de la nación que surgieron en el escenario de dicha ciudad.

Aldo Daniel Naranjo Tamayo, presidente de la Unión Nacional de Historiadores en Granma explicó: “Tenemos el orgullo de que el Padre de la Patria sea bayamés, que el autor del Himno Nacional de Cuba también sea bayamés, por eso están representados simbólicamente en la Plaza de la Revolución de nuestra ciudad y entre otros elementos el orgullo también de haber protagonizado la quema de la localidad el 12 de enero de 1869, como manifestación de la voluntad suprema de un pueblo entero.

“Estamos hablando de más de diez mil habitantes de un centro urbano de alto valor arquitectónico, de un trazado impresionante. Reducirlo todo a ceniza por tal de tener patria, de tener libertad expresa los principios y cualidades del bayamés que son conceptos que hoy distinguen. Muchos foráneos se dan cuenta del orgullo que tenemos de nuestra historia, de ser quiénes somos”.

Sentirse cubano y bayamés va mas allá de una simple cubanía, sentirse como tal es un compromiso, una fe en la victoria, es seguir defendiendo los sueños que tenemos y cuidar los ya cumplidos.

Adolfo Estrada Cruz, ciudadano bayamés de 79 años de edad opina que ser cubano es leer a Martí, es saberse al menos una verso de Guillén, es solidarizarse con el demás tanto dentro como fuera de nuestro país, prestar ayuda desinteresada es una de las mejores cualidades del cubano. Tener en cuenta que la historia que hemos construido a lo largo de los años, no la podemos olvidar porque esa es la causa fundamental de lo que hoy somos y de lo que en un futuro seremos.

La bayamesa Margarita Cedeño Aliaga añadió: “Me siento orgullosa cada vez que escucho las notas de nuestro Himno Nacional, que fue cantado por primera vez en esta ciudad. Saber que aquí nació la nación y la nacionalidad cubana, que aquí se dio por primera vez nuestro grito de independencia, esta es la tierra de Céspedes, de Perucho, de Aguilera, de Maceo Osorio, de todos esos próceres independentistas que dieron lo mejor de ellos, y sus riquezas por ver a nuestra Cuba libre”.

Lo que hemos creado hasta ahora, lo defendemos porque nos ha costado mucho conseguirlo, porque eso es Cuba, sacrificio y sabiduría.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *