El rey Alexánder

Este adolescente bayamés se erigió el máximo ganador de títulos de la gimnasia artística.
Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 28 julio, 2016 |
0
Fotos del autor
Fotos del autor

Quizá, sin proponérselo, Arletis González Ramírez condujo a su hijo más pequeño por el camino de los campeones. Cuenta que era tanta la hiperactividad de Alexánder Sánchez González, que decidió llevarlo a la sala polivalente 12 de Enero, de Bayamo.

En principio, su única intención era que allí, entre arzones, barras, anillas…, el niño de apenas cuatro años comenzara a saciar los deseos de hacer piruetas.

“No le costó trabajo adaptarse, siempre le gustó y se esforzó por aprender y hacer las cosas bien”, revela Arletis, a quien le resulta imposible ocultar el tremendo orgullo que siente por su campeón, ya en plena adolescencia (tiene 12 años).

Desde entonces, han transcurrido ocho años; y el mundo de Alexánder dejaría de tener sentido si se alejara de esos aparatos, que le han traído innumerables alegrías en su carrera atlética como gimnasta, porque jamás ha pensado practicar otro deporte.

Al parecer esa intranquilidad que manifestó desde muy pequeño “cuando vivía encaramándome y trepando” fue el impulso que necesitó para adentrarse en un mundo que exige mucho sacrificio.

¿Y LOS JUEGOS ESCOLARES?

Sánchez González acaba de erigirse rey de la gimnasia artística en los recién finalizados LII Juegos nacionales escolares, cuyo certamen acogió, como se ha hecho habitual, la Escuela nacional de la disciplina, en La Habana.

Cinco medallas de oro y dos de plata fue la cosecha de este bayamés, desempeño que le permitió a la representación de Granma (8-8-6) repetir el segundo escaño de la edición anterior, como escolta de Santiago de Cuba.

Alexánder se cuelga las 15 medallas conseguidas en las dos últimas ediciones de los Juegos escolares
Alexánder exhibe las 15 medallas conseguidas en las dos últimas ediciones de los Juegos escolares

Entre sus pretensiones estaba reeditar las coronas de 2015 en anillas y ejercicios a manos libres, y lo consiguió: “Es ahí donde mejor trabajo y me salen las cosas”, apunta, aunque también se impuso en arzones y barra fija, además de terminar segundo en caballo de salto y en el concurso por equipos, junto a sus compañeros.

Pero el momento más feliz en la justa habanera llegó con la obtención del título en el torneo de máximo acumulador: “Para eso me preparé, para ser campeón nacional”, comenta sobre la corona que lo confirma como el gimnasta más completo en la categoría 11-12 años, además de mejorar el segundo puesto de la versión precedente.

Sin embargo, reconoce que en paralelas y en el caballo afronta las mayores dificultades, “siempre se me hacen más difíciles”. De hecho, en la primera de esas modalidades no accedió al podio, por cierto, la única presea que dejó escapar.

Alexánder también sobresale como buen interlocutor. Sin ningún tipo de complejo entabla un diálogo claro, de ahí que ante la interrogante de sus aspiraciones respondió de manera precisa: “quiero llegar hasta el equipo nacional y convertirme en campeón olímpico”.

De igual forma, considera que sus buenos resultados obedecen “al sacrificio y la disciplina”, lo que confirma su actual entrenador Gonzalo Blanco Barrera, uno de los artífices en su formación y, desde hace tres cursos, su guía en la Escuela nacional, donde acaba de terminar el sexto grado.

“Es extremadamente disciplinado, cumple al pie de la letra con todo lo que se le orienta”, expone Blanco Barrera, quien recuerda al niño acercándose a él –en la instalación bayamesa- para precisar algunos detalles en sus ejecuciones cuando aún no era su discípulo.

La carrera de este joven gimnasta ha sido exitosa
La carrera de este joven gimnasta ha sido exitosa

Asimismo evoca el privilegio que disfruta su alumno de compartir escenario de entrenamientos con la primera figura de la gimnástica cubana actual, el santiaguero Manrique Larduet, serio aspirante al podio en los cercanos Juegos Olímpicos Río de Janeiro, en Brasil, y vigente subcampeón mundial del all around.

Aún así, afirma que su ídolo es el 10 veces monarca del orbe, el japonés Kohei Uchimura, el rival más difícil que debe encontrar Larduet en suelo carioca, como parte del regreso de la gimnasia cubana a estas justas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *