El templo de Dios y de la Patria

La Santa Iglesia Catedral del Santísimo Salvador de Bayamo
Share Button
Por Danelia Acosta Brizuela | 18 septiembre, 2015 |
0

Iglesia San Salvador de Bayamo

Como ningún otro santuario cubano, la Santa Iglesia Catedral del Santísimo Salvador de Bayamo, ubicada en la ciudad homónima y templo principal de la Diócesis del Santísimo Salvador de Bayamo-Manzanillo, posee un vínculo indisoluble con el surgimiento de la nación y los principales acontecimientos independentistas de la historia de Cuba.

Tanto así, que las centenarias paredes de la otrora Parroquial Mayor, en la suroriental provincia de Granma, guardan significativos sucesos como: el estreno en la celebración religiosa del Corpus Christi, el jueves 11 de junio de 1868, de la marcha guerrera La Bayamesa – Himno Nacional de Cuba-, compuesta por el patriota bayamés Pedro (Perucho) Figueredo Cisneros.

A la entrada del Altar Mayor se encuentran las banderas cubana y de Céspedes al lado derecho y la del Vaticano del lado izquierdo.

También allí ocurrió la jura y bendición de la bandera de Carlos Manuel de Céspedes, el 8 de noviembre de 1868 por el Padre Diego José Batista, entonces sacerdote de la Parroquia.

Según datos obtenidos del artículo periodístico redactado por Raynor Rivera Licea, periodista e historiador de la Catedral: “Este recinto sagrado, en cuyos cimientos duermen los vestigios del segundo templo católico construido en la isla en el siglo XVI, fue declarado Monumento Nacional en la década de los años treinta de la pasada centuria, junto con otras importantes edificaciones del centro histórico urbano de la ciudad de Bayamo”.

Refiere, además, que aunque dicha Iglesia fue arruinada por los terremotos de 1551, 1624 y 1776, y la quema de la ciudad en 1869, la misma siempre fue reconstruida con el auxilio de su feligresía y la Mitra.

“El 9 de diciembre de 1995, el Papa Juan Pablo II, erige la Diócesis del Santísimo Salvador de Bayamo-Manzanillo, y la entonces Parroquial Mayor asume la condición de Catedral, siendo su primer obispo Mons. Dionisio Guillermo García Ibáñez, actual Arzobispo de Santiago de Cuba.

El 17 de febrero de 2007, tras una década sometida a un proceso de restauración, es dedicada a la Catedral. Meses después, el 25 de agosto de 2007, es consagrado y toma posesión su segundo y actual obispo Mons. Álvaro Julio Beyra Luarca”.

Quienes visiten la edificación podrán apreciar en su interior el Presbiterio, espacio sagrado donde se encuentra el altar de mármol de Carrara estilo toscano construido en 1919 por la Casa Manfredi, de La Habana. Sobre el altar se ofrece la Santa Misa, celebración que constituye “fuente y cumbre” de la vida cristiana.

En derredor del interior del templo está el Vía Crucis, integrado por 14 estaciones y donado por la familia del Mayor General de las Guerra de Independencia Francisco Maceo Osorio.

En el fondo está situado en políptico San Salvador de Bayamo, obra del artista de la plástica Cosme Proenza, donado en 2001, además de cuatro pechinas con las imágenes de Moisés, Elías y los apóstoles Pedro, Santiago y Juan.

A la entrada del Altar Mayor se encuentran las banderas cubana y de Céspedes al lado derecho y la del Vaticano del lado izquierdo.

Asimismo, como dato curioso, se conservan en dos vitrinas de cristal las casullas (vestiduras) originales con las cuales el Padre José Batista bendijo la bandera de Carlos Manuel y se interpretó la melodía de La Bayamesa y los copones de oro empleados en ese suceso, donde se bebió el vino y la hostia, considerados la sangre y el cuerpo de Jesucristo.

En otra urna aparece la certificación de bautismo de Céspedes, efectuada en la pila bautismal de esa casa sagrada y las certificaciones de matrimonio y de defunción del Mayor General Donato Mármol Tamayo.

Rivera Licea expone en su escrito que al interior de la iglesia “pueden apreciarse cuatro altares con sus respectivos retablos e imágenes, costeados por diferentes familias bayamesas durante la reconstrucción de 1919. El primero está dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, el segundo a Santa Gertrudis, el tercero a San Francisco de Asís, y el cuarto a la Purísima Concepción y a San Roque. Fueron construidos con materiales corrientes, expresión de la pobreza que asoló la zona tras la quema de la ciudad y la Guerra de Independencia, pero poseedores de un inestimable valor espiritual y simbólico.

En derredor del interior del templo está el Vía Crucis, integrado por 14 estaciones y donado por la familia del Mayor General de las Guerra de Independencia Francisco Maceo Osorio.

En este lugar se reserva el Cuerpo de Cristo para la adoración de los fieles y para ser administrado a aquellos que por enfermedad o vejez están impedidos de acudir a las celebraciones litúrgicas.

Igualmente, se encuentran sobre dos peanas las imágenes de Santa Gertrudis y la Divina Pastora (o Madre del Divino Pastor). Esta última perteneció al colegio homónimo fundado por las Madres Capuchinas en 1921 y que funcionó hasta 1961, con grandes aportes a la educación de varias generaciones de la región del Cauto.

Otro sitio de insuperable valor espiritual dentro del recinto sagrado es la Capilla del Santísimo Sacramento, corazón vivo del templo. Espacio donde se halla el sagrario, obra de madera y bronce, que atesora el Santísimo Sacramento, Jesús vivo y verdaderamente presente en las especies eucarísticas. Para los católicos, que hacen memorial las palabras de Jesús en la última cena cuando tomó pan y dijo “Esto es mi Cuerpo”, el pan consagrado por el sacerdote en la Santa Misa, es Cristo mismo en cuerpo, alma y divinidad.

En este lugar se reserva el Cuerpo de Cristo para la adoración de los fieles y para ser administrado a aquellos que por enfermedad o vejez están impedidos de acudir a las celebraciones litúrgicas.

Aquí puede apreciarse también un Crucifijo de tamaño natural, tallado en madera en el siglo XVIII, extraído del recinto sagrado antes de la quema de la ciudad de Bayamo en 1869. Asimismo se conserva una pequeña sección de pintura del templo del siglo XIX.

La S.I. Catedral del Santísimo Salvador de Bayamo, por sus relevantes valores históricos y espirituales, constituye sitio imprescindible donde se tejen de forma extraordinaria la historia patria y de la Iglesia que peregrina en Cuba”.

Galería de imágenes / Rafael Martínez Arias 

Copones originales utilizados cuando la ceremonia de bendición de la Bandera de Céspedes.

Altar Mayor de la Santa Iglesia Catedral del Santísimo Salvador de Bayamo.

Vista interior de la Santa Iglesia Catedral del Santísimo Salvador de Bayamo.

Bandera cubana y de Céspedes en el interior de la Santa Iglesia Catedral del Santísimo Salvador de Bayamo.

Bandera de Céspedes. Fue la primera que se puso en el péndulo al ser restaurada la Santa Iglesia Catedral del Santísimo Salvador de Bayamo, en 1919.

Casullas originales utilizados por el Padre Diego José Batista cuando bendijo la Bandera de Céspedes, en 1968.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .