El uso del biogás no significa pobreza

Share Button
Por Manuel Lauredo Román | 22 septiembre, 2017 |
0

 

El uso del biogás no significa pobreza, expresa el Doctor Enrico Turrini FOTO/ Manuel Lauredo Román

Desde hace algunos años, no con toda la receptividad que se requiere, se viene incrementando en la provincia de Granma el uso del biogás, sobre todo para la cocción de alimentos en cocinas y comedores de centros agropecuarios, así como en la generación de electricidad.

La construcción de los biodigestores para la obtención del gas resulta sencilla y poco costosa; la inversión se recupera en muy poco tiempo, por lo que últimamente se está poniendo la vista en la importancia del empleo de este sistema, ya que es muy barato, mejora las condiciones de trabajo de quienes laboran en las cocinas y humanizan su labor.

A esto debe sumársele –señala el doctor Enrico Turrini-  que mejora el medio ambiente, ya que la materia prima son las excretas de las reses acantonadas en vaquerías cercanas a la ubicación del equipo, y que luego son recicladas para servir de abono en organopónicos, huertos u otros cultivos.

En la provincia de Granma, después de dados a conocer en diferentes lugares los resultados, el Ministerio de Educación, la dirección de la Agricultura, la empresa Azcuba y el Ministerio del Interior, se han interesado en la proliferación de este sistema, el que ha ganado adeptos entre los campesinos, muchos de los cuales ya han construido su equipo y disfrutan de sus bondades.

El biogás se emplea desde el siglo X antes de Cristo y la primera unidad anaeróbica para el tratamiento de residuales fue construida en el Asilo de Leprosos de Mantenga, cerca de Mumbai, en la India, hace 250 años.

En los momentos actuales, cuando se lucha por el ahorro, la sostenibilidad, el respeto al medio ambiente y la creación de una cada vez más elevada conciencia acerca de la protección de la salud, el biogás no es un símbolo de pobreza, sino más bien de desarrollo y cultura.

El doctor Turrini, fiel amigo de la Revolución Cubana, ha desarrollado diferentes proyectos de colaboración, no solo en la provincia de Granma, específicamente en el municipio de Bartolomé Masó, en la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos, donde con su valiosa ayuda se edificó el Centro de Estudio Solar, único de su tipo en Cuba, sino en otras provincias.

Turrini cuenta con una vasta experiencia en la promoción del uso de las energías no renovables y con sus conferencias y libros ha contribuido a crear una cada vez más elevada conciencia acerca del uso del aire, el agua, el sol y la biomasa para mejorar el medio ambiente a la vez que impedir su deterioro.

En declaraciones a La Demajagua digital, con suma modestia y respeto, quiso hacer una exhortación a quienes dirigen en los diferentes organismos para que le presten la debida atención a los Lineamientos Económicos del Partido Comunista de Cuba, donde se refleja la importancia del empleo de las fuentes renovables de energía y llama a continuar con la proliferación del uso del biogás.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *