Eligen primer delegado de Granma al XI Congreso de la Juventud

Share Button
Por Osviel Castro Medel | 17 enero, 2020 |
0
FOTO/ Rafael Martínez Arias

El especialista en producción pecuaria y veterinaria Edilfredo Ávila Bornot se convirtió, esta semana, en el primer delegado de Granma al XI Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), evento previsto para abril próximo en la capital cubana.

Ávila es médico veterinario y labora en la Jefatura del Ejército Juvenil del Trabajo (EJT) en la provincia, lugar donde se realizó la presentación oficial de la elección.

“Uno siempre tiene sueños y aspiraciones, pero es difícil imaginar que entre tantos jóvenes pueda asistir a un congreso, precisamente a representar a otros que se sacrifican cada día”, expresó el muchacho de 26 años, graduado con título de Oro en la Universidad de Granma.

Oriundo de Guantánamo, el profesional comentó que sus padres,  Edilfredo y Luisa, residentes en Las Tunas y en la ciudad del Guaso, respectivamente, se emocionaron tanto como él cuando supieron la noticia.

“Ambos son militantes del Partido. Siempre me inculcaron valores y ahora están viendo, con alegría, los frutos de lo que sembraron, eso también cala muy profundo”, expresó.

Edilfredo labora en el EJT desde 2017 y allí ha aprendido, según sus palabras, más disciplina, mayor consagración al trabajo y a entender mejor la importancia capital de la rama agropecuaria para la nación.

“Muchas  personas me han dado consejos, tanto para la vida laboral como para la personal, estas orientaciones me ayudaron a enfrentar las tareas, que aquí siempre son complejas”, dijo.

Para él, militante de la UJC hace 11 años, la vida política debe ir de la mano de la superación profesional, de manera que se ha dedicado a investigar desde sus tiempos de estudiante y a presentar ponencias en distintos eventos, como el Fórum  Nacional de Ciencias Agropecuarias (2017).

Ahora realiza una maestría en Química Biológica y está inmerso en el análisis profundo del uso de aceites esenciales para el control del mosquito Aedes aegypti.

“Me gusta lo que hago, lo disfruto, no tengo horas para el trabajo”, comentó Ávila, merecedor del sello 55 aniversario de la UJC.

Convertido en granmense por adopción y deseos propios, reconoce que esta provincia enamora, por su gente y por su historia y que, por eso, “es un privilegio laborar y vivir en ella”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *