Elogio a los corajes de un grande

Share Button
Por Osviel Castro Medel | 29 marzo, 2021 |
2
FOTO/ Archivo de JR

Porque no gesticulas mínimamente sobre el box cuando ponchas a un contrario, te aplaudo. Porque la bondad te sale de las palabras, con el acento del Yara donde naciste hace 35 años. Porque te abrazas a los tuyos como uno más, sin creerte cosas.

Te aplaudo porque eres capaz de saltar de la inactividad de muchos días a un volcán en erupción y aplacarlo con tus lanzamientos, que parecen esculpidos sobre el plato. Porque el 79 que llevas en tu uniforme era un número simplón y ya es un referente en la historia de la pelota en Granma.

Me quito el sombrero, pase lo que pase mañana, porque en los play off, que suelen ablandar piernas y causar arritmias, sueltas cada pitcheo con una flema que aplasta y admira; con una valentía sobrada, con tu alma a veces más que con tu brazo.

Hago la reverencia ante tu historia: del fracaso y de la nada viajaste a la victoria y al casi todo, al uniforme de las cuatro letras, a ser uno de los mejores (para no absolutizar, pues sé que no te gusta). Lo conseguiste acelerando el motor de tus entrenamientos, poniendo el oído en el consejo de los veteranos,  bañándote de sol cuando nadie imaginaba, soñando con triunfos que algunos te pronosticaron no llegarían.

Te alabo porque no es fácil lograr cinco victorias sin derrotas en una postemporada, algo que solo han conseguido José Ariel Contreras, Miguel Alfredo González , Vladimir García y Freddy Asiel Álvarez. Porque no te tiembla el pulso y hablas con una sinceridad que poncha a más de uno. Y porque tu grandeza no es solo de estatura.

Te elogio y exalto, Lázaro Blanco, porque mientras más te atacan más demuestras; mientras más te vaticinan derrotas más crecen tus números, que poco importan a esta hora; porque mientras más obstáculos han surgido en tu vida más voluntad has enseñado en el montículo de tu tiempo.

Jamás he sido partidario de la lisonja -torcedora de la virtud-; pero siempre he ponderado a los que tienen los corajes grandes sin darse en el pecho, a los que batallan por superarse, a los que aman a la bandera y a su terruño. Y tú, Caballo, eres de esos.

Por todo eso y por miles de cosas que no caben en estas líneas, como millones de cubanos, más allá del desenlace de un play off, te seguiré aplaudiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Considero que Lázaro está dentro de los deportista de hoy que deben tener más seguimiento por las autoridades del Partido y Gobierno, él es un atleta que a decir de los que conocen de beisbol puede jugar y ser grande en otras pelotas del caribe o Club del mejor Beisbol del Mundo. Lázaro, es ese atleta sencillo que muestra su verdad sin tener que recurrir a los malos gestos y conductas en un colectivo. Ayer lo vi Grande y cuando podía seguir supo decir quítenme y pongan a Santana, ! estoy cansado ! eso lo reconoce solo aquellos que juegan para el equipo.
    Gracias Lázaro por ser de Yara, de Granma donde un pueblo te reconoce como hijo y te da aliento para que sigas cosechando victorias.