Embarazo en la adolescencia, un problema de salud

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 13 octubre, 2020 |
0
FOTO/Freepick

En Granma resulta actualmente alta la cifra de adolescentes embarazadas o recién paridas, lo cual trae aparejadas diversas complicaciones que inciden directamente en la tasa de mortalidad infantil y materna.

No obstante ser un asunto tomado de la mano por las autoridades sanitarias y de Educación en el territorio, aún persiste como un problema social, de salud y hasta económico.

Hoy la Licenciada en Enfermería Yurizén Ricardo Villardi, responsable del componente conductual educativo del Programa Materno Infantil del Departamento provincial de Promoción para la Salud del Centro de Higiene, Epidemiología y Microbiología, hace referencia a detalles del tema.

“La adolescencia –dice- es una etapa sumamente difícil para el ser humano, por ser un estado de inmadurez, en el que se complejiza mucho un embarazo, convirtiéndose en un problema de considerable magnitud para los jóvenes, sus hijos, pareja, familia y comunidad que los rodea.

“Entre las probables causas de tal suceso pueden enumerarse: falta de orientación sexual y de recursos económicos, pérdida de valores morales, abandono de los padres, familias numerosas, relaciones sexuales a temprana edad y maltrato físico o moral, entre otras”.

Yurizén Ricardo concede gran importancia a la prevención, y para ello, considera, que es preciso mantener una adecuada orientación sexual a través del curso Educación para la salud, de manera conjunta con la comunidad, Salud Pública y Educación; utilizar medios correctos de información; fomentar la comunicación entre padres e hijos, y capacitar a los profesores para desarrollar educación sexual en las escuelas.

Cuando ya la adolescente está embarazada, explica, es imprescindible darle información y sobre todo apoyo sicológico, tanto a ella como a su familia; conducirla al programa de Control prenatal, y acercarla al centro de salud más cercano para la atención al parto. Además inducirla a una alimentación correcta, a hacer ejercicios apropiados, a dormir el tiempo necesario y a no ingerir bebidas alcohólicas, drogas o fumar.

Después del parto, asegura, debe atenderse a la madre y al bebé en los respectivos programas de salud y ofrecerle orientación sobre métodos de planificación familiar.

“Las principales consecuencias –abunda- de la gestación a temprana edad son: embarazos ectópicos, riesgo de fallecimiento de ambos, tienen mayor riesgo de hipertensión, parto pretérmino, anemia, placenta previa, preeclampsia y eclampsia.

“En una sociedad como la nuestra este deviene un problema de todos, en especial de la familia, y puede evitarse con mayor atención a esos adolescentes, que en muchas ocasiones tienen una relación sexual por imitación o por quedar bien con sus amigos. Recomiendo a los padres a no dejar tanto tiempo solos a sus hijos, además conversar más con ellos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *