Empresa pesquera industrial de Granma entre las líderes de Cuba

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 15 marzo, 2017 |
0
periodista-epigran
Arias Bringes (al centro) aseguró a los periodistas que Epigram se fortalece por la experiencia de su colectivo. FOTO/ Marlene Herrera Matos.

Manzanillo.- La Empresa pesquera industrial de Granma (Epigram), con sede en esta  localidad, se ubica por sus resultados en el 2016, entre las cinco mejores de sus similares en el país.

La distinción la avala la consagración de un colectivo de hombres y mujeres de experiencia en el sector, los que en ese período se sortearon los más diversos obstáculos y sobrecumplieron los renglones productivos, además de  aportar el 20 por ciento de elaboraciones pesqueras  comercializadas en el extranjero.

El actual calendario inició de manera excelente al fortalecerse la integración de la entidad del vecino municipio de Niquero con la golfeña, objetivo que permitirá crecer las pesquerías de langostas a 200 toneladas, aumentar un 15 por ciento las especies de escamas y los ostiones.

El ingeniero Jorge Arias Bringes, director general de Epigram, expuso en un intercambio con periodistas, que la empresa sostiene los niveles de extracción del camarón, facturando hasta hoy 39 toneladas, el 80 por ciento de lo planificado para la actual del crustáceo.

Para el presente lapso, el colectivo  pretende procesar cien toneladas de camarón pelado con destino al turismo y a la exportación; una cifra similar de conformados de la pesca y en abril 30 embarcaciones se harán a la mar tras un centenar de toneladas de pargo.

Arias Bringes puntualizó que la entidad ahorra recursos con la efectividad de su industria, única en Cuba que dispone de dos salones para el procesamiento de pescados para el mercado extranjero y con calidad certificada.

Asimismo en el varadero, dos brigadas asumen las reparaciones de los barcos (siete por año) que permiten economizar más de mil pesos en ambas monedas.

El director general de Epigram informó que lamentablemente, la liseta está en plena decadencia en el Golfo de Guacanayabo, fruto de la sobreexplotación de la zona y las violaciones de los pescadores privados.

“Existe un grupo de medidas para ambos sectores que poco a poco deben ir ofreciendo dividendos. Por ahora de la tradicional y codiciada especie local tenemos un plan de 18 toneladas, que se entregarán al restaurante especializado de Manzanillo”, expresó Arias Bringes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *