Empuñar las armas de la producción

Share Button
Por Yelandi Milanés Guardia | 14 junio, 2020 |
1
FOTO Rafael Martínez Arias

El riocautense Modesto Lao López comenzó hace alrededor de 10 años a adentrarse en el ámbito ganadero, y aunque los números iniciales fueron discretos, hoy sus entregas sobrepasan las 50 toneladas de carne y contabiliza, además, 122 mil litros de leche anual.

Al inicio no conocía mucho de la actividad, pero los años fueron consolidando sus conocimientos actuales, resultado también de su asesoramiento con los campesinos de mayor experiencia en su área de trabajo.

Dotado de una humildad que trasluce en sus palabras, este hombre de campo debe mucho a la crianza de vacas, ovejos y chivos su actual holgura económica, y la satisfacción de sentirse útil a los demás. No obstante, eso no lo vanagloria, sino que constituye un compromiso con la alimentación del pueblo, a la cual, expresa, no debe fallar.

Al hurgar en su vida pudimos conocer que al orgullo de ser productor, se une su condición de miembro de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC), organización con la cual se siente muy identificado por reunir en su seno, a los héroes de nuestras contiendas por el logro y preservación del triunfo revolucionario.

“Cada vez que comercializo los animales que crio, me invade una gran alegría porque sé que ello beneficiará al pueblo, y en estos tiempos de adversidades económicas, acrecentadas por las sanitarias, sé que la mayor ayuda está en la producción.

“Me siento tan apegado a la ACRC, que me uniré a otros combatientes para hacer un aporte monetario y contribuir a las finanzas de nuestra institución, para de esa forma facilitar un mejor funcionamiento.

“Aunque haré una contribución, me siento en deuda porque todo lo que he logrado en la vida ha sido gracias a mi esfuerzo, y a la ayuda de la Revolución”.

Entre sus proyecciones están aprovechar al máximo el área otorgada, para producir más, y convocar a sus compañeros de lucha que estén en condiciones físicas óptimas, para que se integren a las labores agrícolas.

Con el paso del tiempo ha descubierto que para mayores rendimientos hay que atender constantemente a los animales.

Entre las prácticas que le han dado resultado se encuentra el acuartonamiento, la cual consiste en ir moviendo el ganado cada cierto tiempo de un terreno para otro, de modo que cuando se acaba el pasto en el lugar donde están, los traslada para otro y así los va alternando hasta que al volver al primero ya este tiene otra vez hierba.

Su mensaje final fue que en estos tiempos, sin olvidar el fusil que una vez empuñaron, los combatientes deben enarbolar como nuevas armas los instrumentos de trabajo, los cuales garantizan la victoria en esta batalla por fortalecer nuestra economía.

Responder a Loriet Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Saludos periodista y foristas que siguen estas páginas, aprovecho el comentario para felicitar a este productyor granmense que está a la vanguardia en la producción, a este tipo de productores es a los que hay que potenciar con los pocos insumos que poseemos en estas difíciles circunstancias pues solo así lograremos hacer avanzar la producción de alimentos, como he dicho otras veces es hora de evaluar resultados palpables y que se puedan reproducir en otros para alcanzar los resultados esperados en Granma y consecuentemente en el país; debemos grabarnos de una vez y por todas que solo desarrollandonos desde nuestras potencialidades es que vamos a lograr lo que hace años nos señaló el Comandante en Jefe.