En 5,0 tasa de mortalidad infantil en Granma

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 23 junio, 2017 |
0
FOTO Rafael Martínez Arias.

Con una tasa de 5 fallecidos menores de un año por cada mil nacidos vivos, se acerca la suroriental provincia cubana de Granma al cierre del primer semestre de 2017.

En Granma, durante los últimos seis meses se  registró el nacimiento de tres mil 770 lactantes vivos, 233 menos que en igual período del año precedente, lo cual unido a solo una  muerte materna directa, reafirma la superioridad de la labor desplegada en las atenciones primaria y secundaria de salud y los 14 hogares para embarazadas de riesgo.

Las principales causas de los decesos al nacer son las afecciones perinatales, anomalías congénitas y las infecciones.

Son precisamente los aspectos sociales los que mejor muestran las particularidades del proceso cubano, tanto en términos absolutos como en comparación con los países latinoamericanos. No obstante las múltiples dificultades económicas y los escollos de diversas índole afrontados, la nación continúa su crecimiento sin deterioro de sus conquistas en tal aspecto.

Notables son los esfuerzos, con apreciables resultados en el programa materno-infantil, lo cual se refleja en cifras y en calidad de vida. Las acciones están dirigidas a trabajar sobre los factores de riesgo.

La sostenida labor de especialistas, médicos, técnicos y personal paramédico con el apoyo de las organizaciones políticas y de masas propició también que tengan la tasa de mortalidad infantil en cero los  municipios de Yara, Campechuela, Media Luna y Guisa.

Por su parte, Cauto Cristo resulta el de más elevada cifra, con una tasa de 17,70, seguido de Niquero con 15,08, donde adoptarse medidas para revertir tal situación.

Los restantes indicadores del Programa Materno Infantil también se comportan de forma favorable: tasa de mortalidad preescolar en 4,20 por cada 10 mil habitantes; escolar en 1,6  por cada 10 mil habitantes, y el índice de bajo peso al nacer en 4,5.

La mortalidad infantil, que incluye todas las defunciones en menores de un año entre los nacidos vivos durante 12 meses, es un indicador internacional que mide el estado de salud de la población, definido adicionalmente por la esperanza de vida, superior en Cuba a los 75 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *