En busca del podio, ¡como revancha!

Share Button
Por Ibrahín Sánchez Carrillo | 10 julio, 2015 |
0

Béisbol Sub 15

La selección de béisbol Sub-15 de Granma, que interviene en el III Campeonato nacional de esta categoría, no esperaba volver a colarse en la sexagonal final. Aunque nunca renunció a luchar por una buena actuación, sus aspiraciones -este año- eran más discretas y partían de un fundamento lógico: solo cuatro de sus jugadores “repetían” del team, que en la pasada campaña se ubicó en la cuarta posición.

“En esta oportunidad exclusivamente tenemos cuatro atletas de aquel equipo que tuvo una gran actuación al ocupar el cuarto lugar por diferencia de dos carreras, luego de terminar empatados en la cima con otros tres (Ciego de Ávila, Guantánamo y La Habana, oro, plata y bronce, en ese orden)”, dice Luis Góngora Rodríguez, manager del equipo.

Sin embargo, el transcurso del torneo fue despejando el camino. En casa perdieron las dos primeras subseries, después fueron invencibles y archivaron cuatro barridas, es decir, pintaron de blanco a todos los rivales del Grupo D, de la Zona Oriental. Asimismo, en el camino también trabajaron con efectiva (12-6) para finalizar la clasificatoria con 26 victorias y 10 derrotas.

La progresión del equipo ha sido evidente. En el primer campeonato no pudieron clasificar, en el del año pasado fueron sublíderes del Grupo D, y, finalmente, cuartos en el país, y ahora terminaron en el primer lugar de la llave.

“Podemos entrar entre los tres primeros, el equipo está en buenas condiciones”, valora Góngora Rodríguez.

LA OFENSIVA, CARTA DE PRESENTACIÓN

Abel Pricilien Pérez, líder de los bateadores en el torneo con 478
Abel Pricilien Pérez (14 años, 3B)

Ciertamente, la ofensiva es la carta de presentación de los equipos granmenses en cualquier categoría y este no iba a ser la excepción. Así que apelaron a ese rasgo distintivo y con un poderoso bateo de 317 de average colectivo, que solo fue superado por el equipo de La Habana (326), volvieron a meterse entre los finalistas del torneo.

“Aquel equipo tenía más pitcheo, esa área era más profunda. Pero este tiene un potencial ofensivo mayor. Aquí hay peloteros que han conectado jonrones de cerca”, asegura Góngora Rodríguez quien lleva las riendas del conjunto por tercera ocasión consecutiva.

Seis de los nueve regulares batearon por encima de 300, con mayor relevancia para Abel Pricilien Pérez (14 años, 3B), quien es líder de los bateadores (406) y primero en slugging (711).

Abel ha sorprendido por su poder y tacto. Ligó 16 extrabases (12-3-1) y terminó, además, de segundo en dobles (12), a dos del líder Pablo González Cárdenas (Villa Clara), y cuarto en carreras impulsadas (34).

“Juego desde los ocho años, en Sevilla, Pilón, en un área especial. Este es mi primer campeonato. Me preparé bien, entrené fuerte todos los días, pero no esperaba tener este resultado, aunque siempre hay que pensar positivo”, dice Pricilien Pérez.

A este portentoso talento se une el trío de jardineros -Daucel Pérez Aguilar (CF)- Darián Palma Fonseca (RF)- David Pavón Estrada (LF)-, el paracorto Darlin Jiménez Gallardo y el lanzador e inicialista Sergio Ramírez Pérez para formar la temible columna ofensiva de los locales, todos entre los 10 primeros del evento en uno o varios departamentos.

Entre lo más significativo también sobresale la doble función de Ramírez Pérez, quien es uno de los cuatro jugadores que intervinieron en el pasado campeonato. Su crecimiento ha sido evidente. Al bate dejó números respetables: líder en triples (9) y sexto en boletos recibidos (30) y slugging (570). Sin embargo, fue desde el box que rubricó su mejor actuación.

DOS PIEZAS CLAVE DESDE EL MONTÍCULO

Lanzador e inicialista Sergio Ramírez
Sergio Ramírez Pérez

Granma tuvo en esta etapa a dos figuras clave en el montículo: Sergio Ramírez Pérez y Luis Danilo Figueredo Toledo. El primero se convirtió en el principal hombre en la rotación inicial, y el segundo, complementó el staff desde el bullpen.

Ganaron 14 desafíos entre ambos, perdieron uno y salvaron cinco, para liderar un cuerpo de serpentineros que trabajó para 3,63 PCL (5to), le batearon 243 AVE, propinó 172 ponches y regaló 146 boletos.

Ramírez Pérez concluyó como líder en juegos ganados en el torneo (10) y noveno en promedio de ganados (909 / 10-1), además, lanzó para 2,76 de efectividad, le batearon 202, ponchó a 45, regaló 35 boletos y trabajó para un WHIP de 1,20, aunque propinó 14 pelotazos.

“En el primer año lancé cuatro partidos y gané uno”, recuerda y asegura que la clave del éxito está en “el interés que he tenido para superarme, sobre todo el trabajo que he hecho para mejorar el control”.

Sergio es un derecho que depende de una recta de 85 millas, aunque también domina el slider, el tenedor y la curva.

Por su parte, Figueredo Toledo se apuntó cuatro victorias y cinco salvamentos, en 20 presentaciones, y lanzó para 1,74 de efectividad, le batearon 167 y permitió 0,85 en porcentaje de embasado (WHIP).

En él y Ramírez descansan todas las esperanzas de los granmenses de conseguir una medalla en la final, que arrancará del 6 al 12 de julio próximo, y la que resulta una revancha después de no poder subir al podio en la pasada temporada en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .