En el Turquino, una boda por todo lo alto (+ Fotos)

Share Button
Por Yasel Toledo Garnache | 3 noviembre, 2015 |
12
FOTOS/ Alba León Infante.
FOTOS/ Alba León Infante.

El pasado 3 de agosto Rodolfo Romero, periodista de La Habana, me escribió por el chat: “Hermano, quiero casarme en el Turquino”. Pensé que era uno de sus tantos chistes. Lo comentó en otras ocasiones, y publicó la invitación en las redes sociales.

Hasta Granma vinieron él y su novia Karen Alonso, el 21 de octubre, junto a otros blogueros y profesionales de los medios de comunicación, deseosos de conquistar la mayor altura de Cuba, recorrer sitios históricos y, por supuesto, intercambiar anillos en la cima.

Cuentan que la idea surgió la vez anterior que visitaron el busto del Apóstol, situado a más de 1970 metros sobre el nivel del mar.

“Hace poco subimos, con los muchachos del proyecto Escaramujo, y, cuando bajábamos, ella me dijo que era un lugar bonito para la boda, y me agradó. Nunca quisimos algo convencional, su primera idea fue hacerlo en una playa, de forma sencilla.

“Sabía que la Guerrilla de blogueros vendría al Turquino, una oportunidad ideal, para hacerlo entre personas cercanas y especiales. Convencimos al notario, mi amigo desde la secundaria, y vinimos”, expresa Rodo, y hace un leve silencio.

La aventura estuvo cargada de contratiempos y retos. La lluvia y el fango disminuyeron la velocidad de muchos, sin embargo los novios se mantuvieron en la delantera.

“Sin dudas, esta fue la subida más difícil de las cinco que he realizado. Los zapatos de Karen se rompieron, los míos largaron la suela… Así fue más bonito, porque tanto esfuerzo simboliza también cuán importante era esto para nosotros. Además, así me entreno para el matrimonio”, expresa sonriente.

Karen lo mira, y aclara: “El matrimonio no es sacrificio”, ambos sueltan una carcajada.

“Tal vez, no vuelva más al Turquino, porque fue demasiado agotador”, señala el ahora esposo, sin embargo la muchacha a su lado, quien lo ha logrado en dos ocasiones, apunta que ella regresará.

Ambos recuerdan cuando se conocieron, en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, hace poco más de dos años. Rodo, también profesor, entró al aula y, en una silla, estaba la simpática y aventajada alumna.
Después de concluido el semestre, ella se unió a Escaramujo, al cual pertenecía, desde el 2010, el joven de pelo lacio y constantes bromas.

“Luego, nos fuimos a trabajar juntos para la Escuela de Formación Integral (Efi), en Camagüey. Convivimos durante 15 días, intercambiamos más, pero no pasó nada de lo otro. Después de regresar a La Habana, salimos varias veces y nos hicimos novios, una relación lindísima”, dice él.

Karen escuchaba con atención, y sonreía. Se miraron durante un instante, había mucho de especial en sus ojos, una especie de conexión. Rodo continuó:

“A pesar de los contratiempos, estaba seguro de que nos casaríamos en esta oportunidad”.

Ella lo interrumpe: “En ocasiones, pensé que no. Cuando arribamos a Bayamo, llovía; en el Parque Nacional Pico Turquino, el guía nos habló de aguaceros, truenos y mucho fango, casi nadie llegó temprano al campamento de Aguada de Joaquín, ubicado a cinco kilómetros de lo más alto, cayó cantidad de agua…”
Rodo agrega que su única incertidumbre fue cuando la gente no llegaba a Aguada. La idea era casarnos con toda la Guerrilla, pero comprendí que todos no llegarían. Eso me molestó un poco.

“Luego, percibí la disposición de algunos, quienes dijeron ´iremos como sea´, y me alegré otra vez. Tantos problemas provocaron que nos apuráramos más, pues no renunciaríamos al sueño”.

Su esposa lo apoya: “Si no podíamos ese día, lo haríamos el siguiente. No lograrlo era defraudarnos a nosotros mismos y a quienes conocían nuestras intenciones”.

En la cima, sacaron el vestido y el traje de un nailon, se los pusieron y maquillaron, con el apoyo de Cintia, de Sancti Spíritus. Sonreían y hacían bromas. Después, inició la ceremonia, muy cerca del busto del Apóstol. Besos y firmas adornaron el momento.

Ambos agradecen los regalos y felicitaciones y, entre risas, dicen que unos extranjeros les preguntaron si es tradición casarse en el Turquino.

“Hubo ausencias importantes para nosotros. De cualquier manera, todo estuvo maravilloso”.

Hacen un leve silencio, como si recordaran. Y reconocen que fue injusto con los familiares, porque querían asistir, sin embargo era casi imposible que lo lograran, “aunque mi abuela asegura que ella sí”, expresa Karen, y sonríen.

Agrega que la sensación después de la boda es la misma de antes, sin embargo, siente más autoridad moral para algunas cuestiones.

Él la observa y dice: “hicimos público algo que decidimos hace mucho: estar juntos toda la vida”.

boda 5

Minutos antes de la boda.
Minutos antes de la boda.

Boda en el Turquino 3 Boda en el Turquino 2 Boda 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .

  1. Que hermosa idea, éso sólo es posible cuando existe un verdadero amor, Dios acompañe a esta bella pareja que ahora enfrentarán los difícil retos del matrimonio, que perduren por siempre para que juntos en la vejez cuenten a sus hijos, nietos y demás descendientes de su sublime idea, para que sea la muerte quien los separe, pero que vivan juntos en la eternidad.

  2. Que falta de respeto un profesor cortejando en clase a una alumna. Que poco genuino ese amor, las fotos pocos espontaneas en fin pura ridiculez de lo sublime a eso no hay màs que un paso.

    1. Que hermosa idea, éso sólo es posible cuando existe un verdadero amor, Dios acompañe a esta bella pareja que ahora enfrentarán los difícil retos del matrimonio, que perduren por siempre para que juntos en la vejez cuenten a sus hijos, nietos y demás descendientes de su sublime idea, para que sea la muerte quien los separe, pero que vivan juntos en la eternidad.

    2. Se muy bien que todos en éste mundo somos grandes ignorantes, lo que no todos ignoramos la misma cosa, pero bueno por tí tenemos que sentir muchísima lástima, porque en el mundo del amor eres una gran ignorante.

    1. oye mis hermanos que bueno que encontraron la educacion popular y el amor que Dios lo bendiga mucho y que tengan ciento y pico chamacos para que sepan lo que es la vida, jajaja….que envidia, me alegro por udes y les deceo lo mejor del mundo, es verdad que es por todo lo alto porque uds son lo maximo, un abrazo para los dos…cuidense y disfruten el amor…..