En Seminario Nacional Juvenil Martiano, cita también con Fidel

Share Button
Por Agencia Cubana de Noticias (ACN) | 5 enero, 2017 |
0

La Habana, – Tributo apasionado al Apóstol de la independencia de Cuba y a su mejor discípulo, reencuentro en Martí con Fidel: eso serán las sesiones finales del XLII Seminario Nacional Juvenil de Estudios Martianos, del 19 al 22 próximos, en la ciudad de Camagüey.
Al convocar a la edición 42 de estas citas, en la arrancada misma de 2016, cuán lejos estábamos de imaginar que antes de cerrar el año tendríamos que decir ¡Hasta siempre! a nuestro Comandante, señaló Yusuam Palacios Ortega, presidente del Movimiento Juvenil Martiano (MJM), en diálogo con la Agencia Cubana de Noticias.

Lo que sí queríamos era festejar en grande su cumpleaños 90, ofrendarle cada empeño y obra nuestros, y eso explica la especial dedicatoria del Seminario y, sobre todo, la gran cantidad de trabajos relacionados con la presencia de Martí en Fidel y la continuidad de pensamiento y acción entre esos dos gigantes de la historia cubana y “nuestroamericana”, significó.

Fue así en los talleres de base y foros municipales y provinciales, y lo será en el encuentro nacional, destacó el también Director del Museo Fragua Martiana, y añadió que entre los 140 trabajos que ahora mismo evalúa el jurado para su presentación en Camagüey, es ese un tema recurrente, igual que el antimperialismo en José Martí y su visión sobre los Estados Unidos de América.

De hecho, luego de su partida física, será el primer foro de pensamiento que ahondará en el ideario del Comandante en Jefe, y resulta no solo hermoso y hasta simbólico, sino vital, que el debate tenga como protagonistas a los “pinos nuevos”, que hemos de hacer nuestro, preservar y continuar ese inmenso legado de Fidel, que es la Revolución, enfatizó.

En tal sentido, Palacios Ortega confirmó la realización, este 22 de enero, en la jornada de clausura, de un coloquio -concebido como Diálogo de Generaciones-, sobre el pensamiento ético, humanista y antimperialista de Fidel Castro Ruz.

De esta edición 42, aseguró que el Seminario Nacional Juvenil de Estudios Martianos volverá a tomar por asalto escuelas, centros fabriles, cooperativas agropecuarias, comunidades, calles, parques y otros espacios, para multiplicar los debates y su alcance.

Tiempo habrá, por supuesto, para la presentación en comisiones de los trabajos, una verdadera selección de selecciones que incluye valiosos proyectos, investigaciones, experiencias pedagógicas y del quehacer comunitario, multimedia, obras de teatro, artes plásticas y danza, audiovisuales y composiciones musicales y literarias.

Sus autores son pioneros, estudiantes universitarios y del nivel medio superior de enseñanza, profesionales, campesinos, obreros, combatientes, artistas e intelectuales jóvenes, explicó el Presidente del Consejo Nacional del MJM.

Añadió que también están previstos conferencias magistrales -y a la vez muy informales-, paneles, exposiciones, presentaciones de libros, visitas a la casa natal del Mayor General Ignacio Agramonte y otros sitios históricos de la “ciudad de los tinajones” y hasta un festival martiano en la Plaza San Juan de Dios.

Se avecinan días fecundos e imborrables, intensas jornadas de diálogo, reflexión, aprendizaje y reafirmación revolucionaria, afirmó Palacios Ortega.

Hay mucho que aprender de José Martí y que buscar en esa fuente inagotable de enseñanzas que es su ideario, pero no para calzar discursos con sus frases ni repetirlas de memoria, sino para pensar, obrar y vivir martianamente, que a eso convocan, como nunca, estos tiempos, puntualizó.

Precisamente, estudiar y aprehender el formidable legado y las tantas lecciones de vida y amor a la Patria y la Humanidad, presentes en la obra y la existencia misma del Héroe Nacional de Cuba, constituye objetivo de estas citas anuales, que auspicia el Movimiento Juvenil Martiano.

Desde la primera, en 1972 -45 años atrás-, cada edición del Seminario ha ratificado su valía como ejercicio y proceso que, desde el nivel de base, involucra a miles de niños, adolescentes y jóvenes, pero también a la familia, la escuela, la comunidad, la sociedad toda y sus instituciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *