Entre ciencia, conquistas y sueños

Share Button
Por Yasel Toledo Garnache | 30 diciembre, 2015 |
2
Alumnos del Ipa Arsenio Carbonell trabajan en una de las áreas exteriores./Foto: Luis Carlos Palacios.
Alumnos del Ipa Arsenio Carbonell trabajan en una de las áreas exteriores./Foto: Luis Carlos Palacios.

Más de 250 alumnos estudian en las aulas del Instituto Politécnico Agropecuario (Ipa) Capitán Arsenio Carbonell Vázquez, en el Consejo Popular Caney de las Mercedes, Bartolomé Masó, caminan por sus pasillos, laboratorios y áreas de producción, que abarcan un total de 53 hectáreas (ha), aproximadamente.

De allí, salen con títulos de obreros calificados o técnicos medios en especialidades como Comercio, Elaboración de productos de la industria alimenticia, Forestal, Medicina Veterinaria, Mecánica de vehículos automotores, Agropecuaria, Contabilidad y Agronomía de montaña.

Hace apenas unos días, el 12 de diciembre, se graduaron 89, ubicados en unidades básicas del municipio.

Leticia Pérez Machado, subdirectora docente, explica que la principal misión es contribuir al desarrollo integral del territorio, especialmente en  zonas rurales, “por eso resulta tan importante la calidad de la enseñanza y las prácticas que mantenemos durante todo el año, lo hacemos de manera concentrada, en los centros de producción,  y en la misma escuela durante dos o tres turnos en la semana. Contamos con las condiciones necesarias”.

Diana Mendoza, subdirectora de formación profesional, refiere que prestan atención a la formación vocacional en las siete secundarias básicas, que tributan al Ipa, y otorgan las carreras según el escalafón, los intereses de los estudiantes y la disponibilidad.

“Aquí, continuamos con la orientación profesional. Hacemos dos graduaciones en el curso, la de técnicos medios, en diciembre, y la de obreros calificados en julio”.

Es mediodía, y los estudiantes van de un lugar a otro. Algunos conversan en un pasillo. Unos visten con uniforme y otros se preparan para trabajar en el campo. Allí cuentan con un vivero, áreas frutales y forestales, módulo pecuario, incluidos ovino, caprino, porcino, equinos y aves, para el autoconsumo y como medios de enseñanza.

Además, una casa de cultivos semiprotegidos, jardines medicinales y producciones de abonos orgánicos, a través de la lombricultura y el compost.”

EL CAMINO DE LA CIENCIA Y LA TÉCNICA

Algunos de sus trabajadores hablan constantemente de ciencia y técnica e investigaciones. El centro, creado en el curso 1965-1966, con sus antecedentes en la construcción de la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos, es miembro del Consejo Técnico Asesor a nivel municipal, integrado por otros como la Delegación de la Agricultura, la Anap, la sede universitaria, Forestal y la Empresa Agropecuaria.

Alumnos y maestros participan en el análisis y búsqueda de soluciones a problemáticas del territorio. La obtención de una vacuna, en la misma escuela, para combatir el tétano es uno de sus más recientes resultados. Enrique Fernández, profesor de Veterinaria y principal impulsor, dice que se aplica de forma profiláctica y terapéutica, o sea, preventiva y cuando el animal está afectado.

“La hemos utilizado en 60 ó 70, pertenecientes al módulo pecuario del Ipa y en otros de la comunidad, con buenos resultados. Obtuvimos la condición de Relevante en el forum del municipio, y participaremos en  el provincial. A veces, algunos productores se acercan a nosotros para pedirnos ayuda”, dice con orgullo.

La estudiante Midelaisis Piñeiro Ortiz, de la comunidad rural de Providencia y una de las integrantes del proyecto, refiere que la vacuna se confecciona a partir de la sangre de un equino joven, saludable y bien alimentado, “la embasamos en tubos de ensayos esterilizados, la llevamos a la centrífuga, y, con la jeringuilla hipodérmica, separamos el suero del plasma sanguíneo. Luego, la embasamos y ponemos en la puerta del refrigerador”.

Ella agrega que le encanta su especialidad, Medicina Veterinaria, porque “me gustan los animales, aprendo a castrarlos, operarlos y suturar. Puedo atender mejor a los de mi casa.  Las mujeres también lo hacemos bien”, concluye sonriente.

Nidia Sánchez Infante, profe de Biología, quien labora en uno de los laboratorios, también logró el máximo galardón en el evento de la ciencia e innovación tecnológica, en Bartolomé Masó, con la confección de la tintura de yamagua, planta utilizada como coagulante para curar heridas desde etapa de los indios.

“Me siento feliz porque médicos veterinarios la traen dentro de su equipamiento, y emplean para operaciones menores, señala con alegría.

Ella recuerda con agrado cuando un equino de la comunidad parecía condenado a la muerte, por una cabilla enterrada en la yugular, pero apareció la tintura, cual medicamento salvador aplicado, en ese caso, de forma inyectable, y cesó la hemorragia “Aquí, lo hemos aplicado hasta en personas.

Yunardis Peña García, secretario docente bastante relacionado con todo el quehacer, habla de perspectivas de confeccionar otros medicamentos, incluido el jarabe de moringa.

“En el laboratorio, se hacen tinturas de guayaba, manzanilla, de pino macho, extracto de caña santa, jarabes de orégano, naranja, condimentos secos…, con materia prima de aquí mismo. Otros centros internos hacen pedidos”.

Ellos mencionan con entusiasmo el primer lugar, obtenido en la anterior Feria Nacional Agropecuaria para centros de ese tipo, en la especialidad de Forestal. “Este curso, obtuvimos el primer lugar en la provincia, y fuimos sede de las dos anteriores a esa”, expresa Pérez Machado.

La voz de los estudiantes

.Adrián Pérez Junco, presidente de la Federación Estudiantil de la Enseñanza Media  y alumno de Mecánica de vehículos automotores, refiere: “Aquí los profesores nos apoyan, vemos películas y debatimos sobre diferentes temas. Hay un buen vínculo con el poblado cercano”.

Menciona con alegría sus prácticas en el taller de ómnibus escolares, aprendemos los tiempos de los motores, a sincronizar para el combustible, medir con el pie de rey…

La especialidad es muy útil: “Hace unos días, un compañerito de aula, ayudó a un señor que estaba con el carro roto en la carretera. La escuela me gusta cantidad”.

Luis Miguel Gómez Medina, de Contabilidad y a punto de graduarse, dice: “Sé que tendré trabajo en varios lugares.  Nosotros desempeñaremos un papel importante en el proceso de actualización económica del país, pues incidimos en el mayor control en las empresas. Siempre me esfuerzo para saber cada vez más.

“Los profesores han sido exigentes, expresa, y mira a su alrededor: “Extrañaré todo esto”, manifiesta y la nostalgia parece habitar sus ojos. “En el futuro quiero entrar a la Universidad y hacerme licenciado”.

El (Ipa) Capitán Arsenio Carbonell Vázquez persiste como centro para la ciencia, la superación y las conquistas, sobre todo en zonas de la montaña. Lo mejor es el deseo y los pasos hacia logros concretos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .

  1. soy estomatologo y desde el 2011 utilisso las hoja de la yamagua, la empleo para las hemorragias posextraccion, poniendolas el la cabeza, en pacientes con HTA, ANEMIAS, ALGUNAS HEMOFILIAS Y OTROS PADECIMIENTOS. Ademas se puede utilizar lo mismo para formar cuagulos que para eliminarlos.