Epiia reactiva sus producciones y las acerca al barrio

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 29 julio, 2021 |
0
Foto/Armando Contreras acn

Un incremento de 14.7 toneladas de harina de trigo a la Empresa provincial integral de la industria alimentaria (Epiia), permiten restablecer las producciones de pan liberado, galletas de sal y repostería tradicional a la población granmense bajo la máxima de acercarlas a los barrios.

En aras de evitar aglomeraciones y contagios por la Covid-19 estos surtidos no se concentran en su totalidad en los mercados ideales, sino que se activan unidades, que fungen a su vez como punto de ventas, entre ellas El Palacio del Dulce, el Pancón, y otras dulcerías especializadas de la urbe como La Caridad y la Central.

La distribución de galletas se realiza actualmente en Bayamo y Manzanillo, los de mayor afluencia poblacional, sin embargo, tras el incremento de unas 80 toneladas de harina de trigo durante el mes de agosto y septiembre, se hará extensiva la entrega de este demandado producto al resto de los territorios granmenses.

Davisnel Peña Peña, sub director comercial de la Epiia, comentó que esta distribución de galletas se realiza de conjunto con el Grupo Empresarial del Comercio y las autoridades del Gobierno y el Partido en Granma.

En el caso de la repostería tradicional que comprende la elaboración de panetelas y dulces con mermelada, añadió que los 13 municipios están en condiciones para generar repostería todos los días, aunque sus volúmenes, reconoció el directivo, no satisfacen la demanda de la población.

Con estas producciones de pan liberado y repostería, también se benefician centros de aislamiento, personal de salud, comercio, gastronomía y otros organismos.

Peña Peña, comentó que aunque la Epiia ha sido beneficiada con estos incrementos de harina de trigo, no se dejarán de elaborar productos con harina de maíz a un precio diferenciado, porque ello significa una mayor  entrega de alimento al pueblo.

Ante la imposibilidad de adquirir a tiempo esta materia prima, la alimentaria vio restringuidos los volúmenes de harina de trigo de 80 toneladas mensuales a 50.3, sin embargo, el asegurar el pan de la canasta básica implicaba consumir 49 de estas toneladas, lo cual apenas deja margen para sostener el resto de sus producciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *