Ergopluss, en la preferencia de los cubanos

Así lo confirmó a La Demajagua el doctor Luis Ramírez Reyes, al referirse a la nueva bebida que consumen los atletas cubanos y que se distribuye por todo el país.
Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 11 mayo, 2017 |
0
Foto Leonardo Leyva Paneque

Las condiciones adversas del entrenamiento a las que está sometido el deportista de alto rendimiento fue una de las principales razones que encontró el doctor Luis Ramírez Reyes para sumergirse en un proyecto de investigación, que ya rinde sus frutos. 

A finales de 2014 y junto a Coracan S.A (Empresa cubana-canadiense que produce y comercializa de alimentos instantáneos), el jefe de departamento de Nutrición en el Instituto cubano de Medicina del deporte consideró que la única solución era crear una bebida isotónica para contrarrestar sus efectos negativos; y emprendió la búsqueda.

“Eso posibilitaría preservar la salud del atleta, en primer lugar, e influir en su mejor recuperación durante y posterior al entrenamiento, después de exponerse a condiciones medioambientales difíciles cuando normalmente aparecen síntomas visibles como calambres, contracturas…, etcétera”, comenta Ramírez Reyes.

Así surgió el Ergopluss, utilizada por los atletas cubanos en los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016 y que ya se distribuye por todo el archipiélago, afirmó el también Máster en Ciencias y especialista en Control médico, al ofrecer una conferencia en el contexto del Fórum de base Afide 2017, del Centro provincial de medicina del deporte en Granma, que sesionó ayer en Bayamo.

-¿Satisfecho con los primeros resultados?

Sí, desde el punto de vista médico. No debe olvidarse que la deshidratación significativa es una de las principales causas de muerte en el atleta y aparecen con el golpe de calor.

Ramírez Reyes no quiere pecar de chovinismo, “pero los deportistas que tuvieron hábitos con otras bebidas y desde que empezaron a consumir Egorpluss les gustó. Sienten que esta es suya y la demandan porque notan el impacto favorable”, agrega.

Pero aquella idea que comenzó a germinar hace más de dos años no solo pretendía resolver un problema en los atletas de alto rendimiento, en principio, y llevarla a toda la población deportiva en Cuba, como ha sucedido, después de la primera producción en el 2016.

En la mente de sus principales gestores persiste el propósito de aportar a la economía cubana: “En esta segunda etapa queremos comercializarla en el área y en países con características medioambientales similares a Cuba, mediante Coracan S.A”, refiere el especialista.

Ramírez Reyes confirmó que está en estudio otra línea de producción, que también se importa y el país lo demanda, “aunque todavía no hemos definido cuál será, pero ya estamos trabajando”, concluyó, mientras adelantó que el Ergopluss debe arribar a la provincia en el presente mes de mayo o junio venidero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *