Un espacio para el debate de nuestra primera guerra de independencia

Share Button
Por Yelandi Milanés Guardia | 7 abril, 2018 |
0
Mario Cremata Ferrán, director de Edciones Boloña, presenta el libro Iconografía de la guerra de los 10 años/ FOTO Rafael martínez Arias

La presentación, este viernes, en la Casa de la Nacionalidad Cubana del libro Iconografía de la guerra de los 10 años, y del panel titulado Guerra de Independencia a 150 años del estallido, constituyó un espacio ideal para el debate sobre nuestra primera contienda de liberación.

Lo anterior formó parte de las actividades programadas en el marco de la XXVII edición de la Feria del Libro, que por estos días ameniza el ámbito literario y cultural granmense.

En el aludido volumen, nacido en Ediciones Boloña, se muestran fotografías y grabados de importantes figuras de la época, lo cual ayuda a un identificación y reconocimiento físico de algunas personalidades que solo conocíamos por su nombre y no por su rostro.

Antes de convertirse en libro -narra Mario Cremata Ferrán, director de la Editorial- estuvo engavetado alrededor de 50 años hasta que Beatriz Moreno Masó sacó a la luz las indagaciones de su padre Manuel  Moreno Fraginals y Zoila Lapique Becali.

En este texto se plasman las tergiversaciones que antiguamente se hacían para demeritar en la prensa nacional y extranjera al mambí, y en las cuales se exaltaba la apariencia del soldado español.

La investigación no solo se limita a explicar los hechos sino a mostrar las imágenes relacionadas con ellos, por lo cual constituye un material de consulta para los apasionados de la historia.

De derecha a izquierda Ernesto Limia Díaz, Miguel Antonio Muñoz, Aldo Daniel Naranjo (Moderador) e Idelmis Mari Aguilera/FOTO Rafael Martínez Arias

Posteriormente, un panel conformado por la Máster en Ciencias Idelmis Mari Aguilera y los licenciados Ernesto Limia Díaz y Miguel Antonio Muñoz, abordaron la temática relacionada con el estallido de las guerras de independencia.

Al respecto, mencionaron como los masones cubanos desde sus inicios estuvieron ligados a las conspiraciones, por el pensamiento liberal y progresista que fomenta la hermandad.

Los panelistas desmintieron algunas teorías erróneas de que los patriotas se lanzaron a la manigua sin saber como forjar una República si lograban hacer triunfar la revolución, y de que muchos lo hicieron por encontrarse en una situación económica desfavorable, lo cual es una tesis sin fundamento.

Sobre las conspiraciones, Antonio Muñoz refirió que Céspedes en cada una de las reuniones que asistía o enviaba emisarios insistía en la necesidad de un alzamiento inmediato, pues la empresa, de alargarse en el tiempo, corría el riesgo de ser descubierta.

También hizo alusión al proyecto cespediano de República, excelentemente recogido en su manifiesto del 10 de octubre, donde sintetizaba los anhelos de todas las capas sociales afectadas por la corona española.

En el caso de Mari Aguilera abordó los hechos relacionados con el incendio de Bayamo, el cual afirmó tiene un significado político, porque engrandeció a la ciudad para siempre aunque no fue una decisión unánime, pero si mayoritaria.

Asimismo, habló sobre cómo el monopolio español y la política de puerto único también constituyeron motivos para el alzamiento del 10 de octubre de 1868.

Por su parte Ernesto Limia Díaz expresó que antes del grito de ¡Independencia o Muerte! Cuba estaba enferma de esclavitud y que en Guáimaro se juntaron los ideales emancipadores de discípulos forjados por pedagogos cómo José de la Luz y Caballero.

Otro de los temas abordados por Limia Díaz fueron las discrepancias y diferencias de pensamiento entre hombres como Céspedes y Agramonte, quienes tenían como objetivo común liberar a Cuba pero los métodos y vías para lograrlos no eran los mismos.

Al final logró controlarse con la Constitución de Guáimaro el poder del presidente Carlos Manuel de Céspedes, pero a la postre se demostró que no fue una buena decisión, porque ello entre otras cuestiones conllevó a su destitución y a la conclusión infructuosa de una guerra de 10 años de acción heroica, pero desgraciada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *