Estrenarán restaurante en principal hospital manzanillero

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 14 septiembre, 2018 |
0
El salón del restaurante tendrá capacidad para 32 comensales FOTOS/ Roberto Mesa Matos.

Manzanillo.- Una de las obras que en este costero municipio tendrá mayor impacto social es el restaurante que para los pacientes, acompañantes, médicos y trabajadores se ejecuta hoy en el hospital clínico, quirúrgico y docente Celia Sánchez Manduley, de  esta costera localidad de la oriental provincia cubana de Granma.

La más grande e importante institución asistencial de la región del Guacanayabo recibe como promedio al mes más de Dos mil personas para ingresar, en las áreas de consultas y sus familiares, de ahí la trascendencia de la nueva unidad gastronómica como una opción asequible a muchos bolsillos.

La doctora Iliana López Raventós, directora general del centro médico, califica como genial la idea política y gubernamental de edificar un restaurante en el hospital manzanillero.

López Raventós expone que ahora todos tendrán la opción de escoger acorde a gustos y posibilidades económicas. “No siempre podemos ofrecerles a todos los acompañantes una alimentación adecuada, y tampoco la familia puede llegar a la institución porque residen muy distantes, en territorios como Pilón o Media Luna.

“También es una oportunidad nada despreciable para los cientos de estudiantes que se forman en nuestros distintos servicios.”

El restaurante al que hoy solo le restan algunos detalles para que pueda prestar servicios en el hospital Celia Sánchez, de la ciudad del Golfo se unirá a la cafetería de la institución, establecimiento que tiene amplia demanda de los alimentos ligeros que venden.

Yudith Fernández Delgado, administradora de ambas unidades explica que desde el mes de marzo constructores particulares levantaron paredes, resanaron, pintaron, colocaron los falsos techos en el restaurante, que dispondrá de una capacidad de 32 comensales, junto a dos almacenes, oficina, cocina y baño.

Los muebles, ventiladores y televisor se conjugan para ofrecerle confort y belleza al inmueble, pero todo no es color de rosas, expone la administrativa.

“Falta concluir la carpintería, ubicar la mampara que separa el área de elaboración de la del salón, además existen filtraciones en los almacenes y no se han instalado los tanques para el agua potable.”

Cuando el interés político y gubernamental es contribuir cada vez más al mejoramiento de la calidad de vida de los granmenses, nadie tiene derecho de trabajar mal en la edificación de obras de amplio impacto social, con el consiguiente gasto de recursos y tiempo.

Aun se pueden remediar los lunares que hoy muestra en la cara constructiva, el inmueble de lo que será el restaurante del Hospital Celia Sánchez Manduley, de Manzanillo. Los pacientes, sus acompañantes, médicos y trabajadores esperan ansiosos, los constructores, más que la palabra, tienen la acción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *