Estudiantes manzanilleros se preparan para ingresar a la Universidad

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 1 marzo, 2020 |
0
Poco más de 400 alumnos manzanilleros se presentarán en mayo a las rigurosas pruebas de ingreso a la Universidad/FOTOS: Roberto Mesa Matos.

Manzanillo.- Un total de 469 alumnos de  duodécimo grado de los cinco preuniversitarios de esta costera localidad se preparan hoy con vistas a su participación en los exámenes de ingreso a las universidades, acto que se prevé para los primeros días del mes de mayo.

Esta semana, una representación de ellos  firmó el compromiso de participación en el trascendental momento, pero más allá de la rúbrica colectiva, la ceremonia  ante la estatua de José Martí, en el Parque Carlos Manuel de Céspedes evidenció la actitud de los muchachos: formarse como hombres y mujeres de bien, conscientes del mejoramiento humano y la utilidad de la virtud.

Liliana Cordoví Núñez y Alejandro Collado Larramendis tienen 17 años y en las aulas del preuniversitario Julio Antonio Mella se preparan  para las pruebas de ingreso.

A ella le apasiona la medicina; él opta por una plaza de ingeniería en informática.

“Desde enero el estudio es diario y más constante. En mi caso presto mayor atención a los contenidos más complejos, en los que más dificultades puedo tener en la prueba.

“Los profesores hacen un trabajo maravilloso porque están al tanto de todo en cualquier momento del día. Es cierto que es un examen fuerte, pero si nos preparamos y estudiamos bien se supera con facilidad, al menos así lo veo yo”, dice ella, y confirma que estudiar la especialidad de Medicina Nuclear para “indagar por las enfermedades, diagnósticos, medicamentos y maneras de tratarse.”

“Soy bastante bueno en matemáticas, las funciones, ecuaciones”, manifiesta seguro Alejandro y agrega que: “Le doy más importancia al estudio de la Historia de Cuba y a Español – Literatura.

“En diversas reuniones con nuestros padres u otros familiares en la escuela nos ponen al tanto de los detalles organizativos, de las diversas carreras que pueden ponerse en convocatoria y el “corte” evaluativo.

“El décimo y onceno fueron grados con mayor cantidad y nuevos contenidos, ya en duodécimo todo se conjuga y por eso es más trabajoso, por eso desde el primer día del pre hay que “pegarse” a estudiar. He hecho muchas amistades y los profesores también quedan como amigos para siempre.”

Aunque constituye premisa del trabajo en los  preuniversitarios, es durante el segundo semestre del duodécimo grado cuando en esas instituciones se consolida la preparación de los alumnos para los rigurosos exámenes.

El máster en ciencias José Torres Calzada, jefe de nivel educativo preuniversitario, de la Dirección de Educación en el territorio comenta  que están garantizadas las condiciones para alcanzar resultados satisfactorios sobre la base de los conocimientos y experiencias de los profesores vinculados al proceso, el interés de los alumnos y el apoyo de la familia.

“Que los estudiantes sientan la convicción de que es posible alcanzar una carrera universitaria, objetivo que depende solo del esfuerzo personal, con el apoyo de los profesores y de los padres también.

“Durante estos meses organizamos encuentros de conocimientos entre los alumnos de los cinco preuniversitarios del municipio para medir el avance de cada uno y hacer hincapié en los temas que no dominen bien. Además las comprobaciones son muy importantes y las tele clases que se ofrecen por la televisión nacional.

“El objetivo es ubicarnos entre los tres primeros municipios de Granma con los mejores resultados en este proceso, como resultó el curso anterior. Confiamos en nuestros alumnos y profesores”, concluyó Torres Calzada.

Sin apartar las tensiones propias del momento, los jóvenes manzanilleros  Liliana Cordoví Núñez y Alejandro Collado Larramendis saben que el estudio permanente de hoy le permitirá sonreír después desde un aula en la Universidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *