Estudiantes, recuerdos y sueños

Share Button
Por Osviel Castro Medel y Yasel Toledo Garnache | 17 noviembre, 2017 |
1

 

FOTO Rafael Martínez Arias

Los que ya dejamos las aulas vivimos inundados de nostalgias cuando repasamos los días de pupitres, maldades, noviazgos primeros y cuentos que jamás se repetirán.

Tal vez, por eso, aquilatamos mejor la palabra “estudiante”, convertida en recuerdos, sonrisas y anécdotas de una etapa hermosa, llena de impulsos, anhelos, pasos iniciales y vivencias irrepetibles.

Este 17 de noviembre, Día internacional del estudiante, imágenes de aquellos días rebotaron en nuestras mentes como duendecillos intranquilos, y miramos a quienes en la actualidad visten sus uniformes y van con paso lento o rápido, a pie o en bicicleta hacia sus centros escolares, permanecen internos o caminan por pasillos de las universidades.

¡Cuánta energía y sueños hay en ellos! La etapa estudiantil suele traducirse en ser un poco inexpertos y a veces creídos, trepadores de montañas imaginarias, rompedores de esquemas, críticos, manantiales de voluntad, de chistes y piropos, porque la escuela se convierte en casa grande, donde todos se preparan para la vida, hablan, ríen, juegan y polemizan, un ejercicio fundamental.

Lo mejor que puede pasarnos en esa lapso es mirar el aula como fuente y cielo; entender la flecha de la lectura y la superación, hacer que nuestros padres salten invisiblemente de orgullo.

En ocasiones, al hablar de estudiantes, enfatizamos más en los universitarios, cuando en realidad los de edades inferiores merecen mucho crédito, pues resulta más difícil comprender el mundo y la importancia de las clases en la niñez y adolescencia.

“Siempre es un reto prepararse en las aulas, durante el preuniversitario o la Enseñanza Técnica, pues en esas edades se suele ser inmaduro”, señala Leandro Marrero Aldana, presidente de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (Feem) en Granma.

Él apunta que una de las mayores exigencias de los alumnos es la recreación. “Existen muchos espacios para la diversión, dentro y fuera de las escuelas, pero algunos no los utilizamos y todavía seguimos pensando demasiado en la música grabada”, reflexiona.

La Enseñanza Media acoge una etapa vital donde se define el porvenir/ FOTO Rafael Martínez Arias

CONOCIMIENTO DE LA HISTORIA, NECESIDAD PERMANENTE
Uno de los lastres del estudiantado vinculado con la Feem es la necesidad de mayor conocimiento de la historia. El propio Marrero Aldana reconoce que en una provincia como Granma, cargada de hechos gloriosos, no se explotan todas las potencialidades y muchos aún no se han enamorado de esta materia, importante para conocer las esencias de la nación.

En otros aspectos de las páginas universales también hay lagunas. La razón por la que se celebra el Día del estudiante, por ejemplo, no es dominada por muchos educandos, una verdadera paradoja del presente.

Desconocen que el 17 de noviembre de 1939, en Praga (capital de la antigua Checoslovaquia) varios colegiales fueron fusilados por tropas nazis, después de protestar en las calles por otros hechos horrendos, ocurridos en esa ciudad a raíz del aniversario 21 de la declaración de independencia de aquel país, lo cual se conmemoró el 28 de octubre.

“Debemos leer más e intercambiar entre nosotros sobre esos temas, como lo hacemos hoy sobre las nuevas tecnologías”, sentencia Leandro, quien cursa el onceno grado.

Pedro de Jesús Fonseca Anaya, del Instituto politécnico General Luis Ángel Milanés Tamayo, considera que se debe lograr una mayor dimensión del movimiento de artistas aficionados, las copas deportivas Feem y los festivales de las profesiones.

Talía Isabel Pérez Cisneros, de Media Luna, dice que otros desafíos son incrementar la preferencia por las carreras pedagógicas y la incorporación de las féminas al Servicio Militar Voluntario.

El estudio es para los jóvenes una responsabilidad con el futuro/ FOTO Rafael Martínez Arias

CONJUGAR DIVERSIÓN Y ALEGRÍA

Ania Yelina Fernández Lara, de cuarto año de Ingeniería Industrial y presidenta de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) de la Universidad de Granma, manifiesta que cada alumno, como todo joven, debe saber conjugar la diversión y la alegría con el aprendizaje y la responsabilidad, bailar hasta tarde, pero también leer y superarse, esforzarse para ser un buen profesional.

Reseñó que ellos impulsan las visitas a sitios históricos, y sienten un orgullo enorme por pertenecer a la FEU, creada por Julio Antonio Mella, el 20 de diciembre de 1922, a la cual también perteneció Fidel.

Esta carismática muchacha, agregó que uno de los retos de los universitarios es alcanzar que la sociedad sienta más cerca la organización en cada barrio y lugar, lo cual exige mayor protagonismo.

La manzanillera Suzanne Santiesteban Puerta, quien fue presidenta Nacional de la Feem y este curso comenzó su andar en la FEU, en la Facultad de Ciencias Médicas de Manzanillo, expresó que la primera fue una escuela, una etapa hermosísima, la cual representó mucho en su formación como alumna y revolucionaria.

“La segunda es más autónoma, con una historia tremenda de apoyo a la causa revolucionaria en etapas muy complicadas, desde hace casi 95 años, y eso se siente y emociona, constituye un compromiso adicional”, añadió la futura doctora.

Gracias a la mente, vemos y escuchamos otra vez a estudiantes de años diferentes. Ahí estamos nosotros, también intranquilos, con uniformes o recibiendo clases de nuestra profesión. Oímos las intervenciones recientes de integrantes de la Feem, de los 13 municipios de la provincia, quienes el sábado anterior realizaron su asamblea provincial.

Hablaron sobre logros, inconformidades y la pretensión de seguir en el camino de los triunfos, con fidelidad a las raíces. Quizás lo mejor es no cerrar jamás las puertas de las escuelas. Alimentarnos de las memorias, pero, sobre todo, de los jóvenes de hoy, de su ímpetu y voluntad, a quienes también debemos ayudar, porque el resultado final será de todos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Que alegrìa esa bella etapa de estudiante…pero cuanta nostalgia…la vida vuela…se me apretò el.pecho leyendo ….me parecìa andar deade el ESBUC de Guisa.hasta Veguita 11, La Turcio en Cautillo y otras escuelas por la que tuve la suerte o desdicha de pasar, pero que en cada una de ellas vivì momentos univos