Estudio determina emisión de gases por incendios forestales (+audio y video)

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 11 mayo, 2020 |
0
FOTO Anaisis Hidalgo Rodríguez

A tono con el inicio de la jornada de protección contra incendios, el Centro provincial de agro meteorología, perteneciente a la delegación territorial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), en Granma, pone en práctica estudios para determinar la emisión de gases por incendios forestales.

“Este estudio se sustenta en una metodología mexicana que mediante el uso de imágenes satelitales detecta las áreas quemadas y la cantidad de gases que se emiten a la atmósfera mediante la quema de biomasa”, describe Yoendris Rosales, joven graduado de Geografía en la Universidad de La Habana.

“Tenemos un sistema de vigilancias forestales, que una vez que se determina un punto de calor que puede provocar un incendio se levanta una alerta y se envía hacia grupo de instituciones del cuerpo de guardabosques, encargados de alertar de forma temprana si puede ocurrir un incendio”, precisa Yoendris.

Igualmente se ocupan de estudiar la contaminación del aire. Desde 2014-2015 se inició un proyecto nacional que implicó un levantamiento de fuentes contaminantes puntuales de la provincia, unas 39 y que afectan tanto la calidad de vida de la población como a los cultivos.

Esto permitió ubicar la cantidad de fuentes fijas en la provincia y estimar la cantidad de gases provenientes de estas: dióxido de azufre, monóxido de carbono, y otros compuestos derivados de  la generación e energía eléctrica, uno de los más contaminantes.

En el monitoreo de la calidad del aire y sobre todo midiendo algunos de estos contaminantes, ya no en tiempo real, sino mediante muestras pasivos, destaca la estación meteorológica de Veguitas, en el municipio de Yara, y cuyos registros evidencian en el aire la concentración de gases contaminantes superiores  a las cifras permisivas en Cuba.

“Cada vez que llueve se toma una muestra de esa lluvia, se manda a La Habana y se hacen análisis químicos para determinar su composición química y determinar en el aire que se respira, presencia de amoníaco y potasio.

“De este proyecto salió la idea de estudiar el ozono troposférico, un gas que cuando llega a al superficie afecta los cultivos, un hecho a tener en cuenta en una provincia agropecuaria como Granma.

“Visionamos una herramienta de pronósticos de ozono para diagnosticar de siete a diez días si esas concentraciones de ozono pueden afectar a la población y a los culticos agropecuarios.

“La segunda parte de este proyecto consiste en modelar hacia Ya sabemos las fuentes que emiten gases contaminantes en la provincia, pero hacia dónde van, la dispersión de esos gases una vez que salen de un grupo electrógeno, si impactan sobre zonas cultivables o residenciales”, acuñó Rosales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *