Estudio sobre envejecimiento cerebral sugiere dieta rica en grasas

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 11 marzo, 2020 |
0
FOTO eldiariodevictoria.com

Washington, -A finales de los 40 años de edad comienza el envejecimiento del cerebro, hecho que puede evitarse o revertirse con una dieta baja en carbohidratos y rica en grasas, señalan hoy expertos en el tema.

Los cambios neurobiológicos asociados con el envejecimiento se pueden prevenir o incluso revertirse en función de los cambios en la dieta, pero para que esto ocurra se debe minimizar el consumo de hidratos de carbono, subraya un estudio de la Universidad Stony Brook y publicado por la revista PNAS.

El envejecimiento cerebral ocurre cuando se deterioran algunas zonas claves para la ejecución de acciones tan cotidianas, como alimentarse y dormir.

FOTO Tomada de infotiti.com

Durante esta etapa, las células disminuyen de tamaño y el envío de información a las demás partes del cuerpo por parte de los neurotransmisores comienzan hacerse más lento.

El pan, la avena, los cereales o el arroz -fuentes de energía del organismo- son alimentos ricos en carbohidratos. Estos durante su digestión generan glucosa, el combustible más utilizado por las células del cuerpo.

La investigación determinó que el consumo moderado de carbohidratos genera más redes neuronales al cerebro y metaboliza con más eficiencia sus procesos químicos.

El estudio concluyó que la comunicación funcional entre las regiones del cerebro se desestabiliza con la edad, cerca de los 50.

Tal desorden se correlaciona con una cognición más pobre y se acelera con la resistencia a la insulina, una afección vinculada con la prediabetes y la diabetes tipo 2.

Advierten los expertos que la glucosa disminuye y las cetonas aumentan la estabilidad de las redes cerebrales.

Eso significa que el deterioro cerebral se puede prevenir o revertir mediante el intercambio de glucosa por cetonas como combustible para las neuronas.

Las cetonas son las moléculas encargadas de descomponer la grasa y le proporcionan al cerebro una mayor energía.

El estudio recomienda una dieta citogénica, baja en carbohidratos y rica en grasas, que puede incluir almendras, nueces, coco, semillas, aceite de oliva y aguacate, por ejemplo.

Estos alimentos reducen el azúcar en sangre y los niveles de insulina, y se estima que las cetonas proporcionan mayor energía a las células que la glucosa.

El envejecimiento cerebral, y especialmente la demencia, están asociados con el hipometabolismo, en el que las neuronas pierden gradualmente la capacidad de utilizar eficazmente la glucosa como combustible, subraya la investigación.

A medida que las personas envejecen, sus cerebros comienzan a perder la capacidad de metabolizar la glucosa de manera eficiente, lo que hace que las neuronas “se mueran de hambre lentamente” y las redes cerebrales se desestabilicen, señala el estudio de la Universidad Stony Brook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *