Evocan los diversos orígenes de Bayamo

Share Button
Por Yelandi Milanés Guardia | 3 noviembre, 2020 |
0
Miguel Antonio Muñoz López impartiendo su conferencia/FOTO Luis Carlos Palacios

Nuevamente se avivaron las leyendas y las hipótesis sobre el origen de la villa San Salvador de Bayamo, cuando este martes, en el museo Casa Natal de Carlos Manuel de Céspedes, el historiador Miguel Antonio Muñoz López impartió una conferencia sobre el interesante tema.

La investigación tiene por título “La fundación de Bayamo: Vieja polémica histórica”, y fue ofrecida a un público diverso con motivo de la celebración, el próximo 5 de noviembre, del aniversario 507 del nacimiento de la actual Ciudad Monumento Nacional.

De acuerdo a sus indagaciones Muñoz López plantea que al no existir un documento que aborde exactamente la fecha fundacional, los historiadores y la tradición popular han aceptado el 5 de noviembre de 1513 como la instauración de la segunda villa, por ser el día en el que convergen más criterios y opiniones.

Pero este hecho suscita la polémica del surgimiento, pues a pesar de la carta de relación escrita por Diego Velázquez sobre la fundación “cerca de un río grande y muy bueno que se dice Yara”, al mencionar que el afluente se encontraba “a legua y media (6,4 km) de un puerto questá apropósito de la navegación de la Isla Española y tierra firme”, este dato crea nebulosas, porque el puerto más cercano es el de Manzanillo y según las mediciones actuales, está a una distancia mucho mayor que la referida.

Por tal razón el historiador expresó que puede haber ocurrido una equivocación, desconocimiento de la geografía de la región por parte del adelantado español, o el San Salvador que nació en Yara- nombrado así porque allí con la quema del indio Hatuey se salvó la empresa española- nada tiene que ver con la génesis del Bayamo contemporáneo.

El investigador, para sazonar más el asunto de las diferentes teorías, también abordó un hecho que aunque no es muy aceptado por la historiografía, por ser muy lejano en el tiempo y no estar bien precisado, también puede justificar el nombre dado a la segunda villa.

Muñoz López cuenta que en la Enciclopedia Universal Ilustrada Europea y Americana, se aborda un hecho acaecido en 1519, en el cual Pánfilo de Narváez llegó a la aldea llamada Bayamo con alrededor de 30 hombres armados.

Los indeseables visitantes fueron atacados por cientos de nativos y al verse acosados, se atrincheran detrás de un árbol frondoso, reacción que inexplicablemente para los ibéricos, hizo que los indios se replegaran.

Rápidamente atribuyen a un milagro divino aquel cese momentáneo, desconociendo que los primeros habitantes de esta tierra finalizaron el combate porque sus enemigos estaban debajo de un Bayam (árbol sagrado para los indígenas) y rápidamente pensaron que esa planta idealizada protegía a sus adversarios.

No obstante, Pánfilo de Narváez convoca a una misa en acción de gracias y deciden instaurar una villa en el lugar, la cual llamarían San Salvador porque allí fueron salvados por la providencia.

El conferencista refirió que estas y otras hipótesis a pesar de la multiplicidad de orígenes, contribuyen a enriquecer la fascinante historia de Bayamo, por eso- resaltó- tenemos el deber de revelar sus hitos, como agradecimiento a esta ciudad que -al margen de las diversas tesis- hemos asumido y celebrado su onomástico cada 5 de noviembre, momento en el que crece su nombre y se evoca también la santa salvación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *