Evocarán la partida de la Columna dos Antonio Maceo

Share Button
Por Yelandi Milanés Guardia | 21 agosto, 2018 |
0
Sitio desde donde partió Camilo con su columna guerrillera/FOTO Rafael Martínez Arias

El aniversario 60 de la partida desde Boca del Salto, en el actual municipio granmense de Bartolomé Masó, de la Columna dos “Antonio Maceo” al mando de Camilo Cienfuegos, será evocado hoy por jóvenes de la provincia y pobladores de ese paraje montañoso.

El acto conmemorativo estará amenizado por poemas y canciones de gran contenido patriótico y se rememorará el hecho histórico y la presencia del ejemplo del Señor de la Vanguardia en las nuevas generaciones.

La ocasión resultará oportuna para entregar carnés de la Unión de Jóvenes Comunistas, y los noveles realizarán un encuentro con integrantes de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana y el historiador de la localidad.

El 18 de agosto de 1958 el Comandante en Jefe Fidel Castro mediante una orden militar, le asignó al Comandante Camilo Cienfuegos la misión de conducir una columna guerrillera hasta Pinar del Río.

El 21 de agosto de 1958 partieron alrededor de ochenta hombres bajo su mando desde la Sierra Maestra. La misión de la Columna dos era alcanzar la citada provincia e igualar la hazaña del valeroso Lugarteniente general.

“No puedo fallarle a Fidel”, dicen que pensó por un momento el jefe invasor debido al retraso de un día por motivo de las lluvias torrenciales y la crecida de los ríos.

Avatares y contingencias afloraron en todo el trayecto, aunque ello no minó la fe. El avance se realizó con escasos recursos y a través de afluentes crecidos, zonas cenagosas, de escasa población y acosados por las tropas enemigas.

La misión se completó hasta La Habana, pues tras las constantes victorias del Ejército Rebelde en el centro de la Isla y la huida de Batista, Fidel ordenó al Héroe de Yaguajay ocupar el campamento militar de Columbia, porque en aquel momento había mucho en juego y altos jefes militares querían boicotear la victoria final.

El hombre de la sonrisa de pueblo y su tropa cumplieron con el encargo del líder rebelde, demostrando ser consecuente con su palabra, pues en una ocasión Camilo expresó que más fácil le sería dejar de respirar que dejar de ser fiel a su confianza, la cual no defraudó en el más mínimo detalle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *