Familia López Álvarez, amor, unidad y dedicación al pueblo

Share Button
Por Elizabeth Reyes Tasé | 6 junio, 2018 |
1
De izquierda a derecha, los Teniente Coroneles, Orestes y María López, las Mayores Yadimé Hernández, Dalia y Natividad López, y el Capitán Diosbel Quiala, componen la familia López Álvarez dedicada a la defensa de la patria desde el Ministerio del Interior, en la ciudad de Bayamo, provincia de Granma, Cuba, 4 de junio de 2018. ACN FOTO/Armando Ernesto CONTRERAS TAMAYO

Ejemplo de esa gran familia, como funcionan los diferentes órganos del Ministerio del Interior de la República de Cuba (MININT), es el núcleo conformado en Bayamo por la estirpe López Álvarez, seis de cuyos miembros han consagrado sus vidas a preservar el orden y la tranquilidad ciudadana en el país.

Importantes responsabilidades de trabajo, profesionalidad y dedicación al servicio del pueblo los hacen admirados y respetados por amigos, vecinos y conocidos en la capital y otras localidades de la oriental provincia de Granma.

Aunque en diferentes especialidades, cuatro hermanos, incluidas tres mujeres, y dos de sus descendientes pertenecen a las filas del MININT; vocación compartida que algunos califican como una tradición familiar.

Fundado el 6 de junio de 1961, el organismo arriba hoy a su aniversario 57, motivo por el cual la Agencia Cubana de Noticias comparte anécdotas, emociones y alegrías de los integrantes de este singular linaje.

La Teniente Coronel María Edelmira López Álvarez, con 44 años de servicio y primera en optar por la vida militar, afirma que la inspiración y génesis de todo viene de su padre, Orestes Vidal López Pacheco, quien fue combatiente encubierto del Ministerio del Interior.
Igualmente, agradeció y resaltó la actitud de su madre, quien jugó
un papel fundamental en el cuidado y crianza de los nietos, para que
ella y sus hermanas pudieran crecer como profesionales.

Jubilada en la actualidad, María Edelmira dirigió por más de dos décadas el Centro de Mujeres de Granma, experiencia que caló hondo en su vida, pues \”se trata de un trabajo muy bonito, sensible y humano, donde el objetivo principal es reinsertar a esas féminas a la sociedad, porque cualquiera puede cometer un error\”, subrayó.

Esta cubana también vive orgullosa de su hija, la Mayor Yadimé Hernández López, Jefa del MININT en el municipio de Cauto Cristo, quien comparte su tiempo entre esa alta responsabilidad y la hermosa tarea materna de cuidar y educar a un joven discapacitado de 19 años de edad.

Las características especiales de mi niño no son una dificultad, al contrario, me han dado más fuerzas y sabiduría; he tenido que estudiar y hacer un mayor sacrificio, pero siempre contando con la ayuda de la familia, la escuela y los compañeros de trabajo, subrayó Yadimé.

Junto a ella, el otro retoño del clan es el Capitán Diosbel Quiala López, inspector de control estatal del Cuerpo de Bomberos de Granma, y los escoltan, además, en la vida profesional y personal, sus tías Natividad y Dalia López Álvarez, dos mujeres con el grado de Mayor y encomiables hojas de servicio.

La primera, jubilada luego de tres décadas de admirable trayectoria en la Policía Nacional Revolucionaria, y la segunda, en activo, con 34 años como Primer perito en la especialidad de Biología.

Entre tantas estrellas y uniformes, podría pensarse que todo es seriedad y no hay esparcimiento, pero sin descuidar sus responsabilidades, la familia se reúne y celebra cumpleaños, fines de año y otras fechas significativas, como cada nuevo aniversario del ministerio que tanto aman o el venidero Día de los Padres.

Así lo confirma el Teniente Coronel Orestes López Álvarez, el varón de los cuatro hermanos, quien es Jefe del Cuerpo de Bomberos de Granma y manifiesta gran orgullo por pertenecer al MININT, la institución que lo forjó para la vida.

Muchos conocidos le dicen a la casa de nuestros padres el cuartel, porque todos hicimos carreras militares, pero junto al rigor, responsabilidad, sacrificio y respeto que entrañan nuestras profesiones, somos personas normales, alegres y unidas, manifiesta sonriente.

Como bien evidencia su propia estirpe, para Orestes los diferentes órganos y especialidades no pueden verse de forma aislada, pues trabajan de conjunto y se unen en ese núcleo fuerte y único que es el Ministerio del Interior, agregó.

Hombres y mujeres como estos entrevistados confirman que en Cuba las personas vestidas de azul o verde olivo, los de barras y estrellas, no son otra cosa que pueblo, el mismo pueblo uniformado que definió Camilo Cienfuegos y ratificó años después nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Yo conoci a la hermana maestra, una excelente pedagoga, mujer, madre y amiga, cuido a mi hijo mas pequeño y enseño en el preescolar, recién supe que falleció hace algunos meses. Conozco a Nati, reta pero tierna y cumplidora, felicidades por el aniversario del MININT y la familia unida.