El fascinante mundo de las monarcas de las colmenas

Share Button
Por Yelandi Milanés Guardia | 23 julio, 2019 |
0
FOTO/ Luis Carlos Palacios

No solo los humanos organizamos la sociedad por estatus o roles, pues también en el mundo animal hay especies como las abejas, en las cuales existe un ordenamiento dentro de sus colmenas que determina que reinas, obreras o zánganos ocupen lugares diferentes y realicen actividades distintas.

Sin lugar a dudas una colmena no puede concebirse sin sus monarcas, de ahí la importancia de ellas en la creación del panal del cual se extraerá la valiosa miel.

Por eso resultó tan importante la visita de La Demajagua a la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC) Batalla de Peralejo, dedicada a la reproducción de abejas reinas y ubicada en la comunidad bayamesa de El Dátil.

Esta entidad que ha sido vanguardia nacional en dos ocasiones, trabaja en conjunto con la Universidad de Granma y no solo tributa abejas reinas a los apicultores granmenses, sino también a los de otras provincias como Santi Espíritus.

Allí laboran ocho compañeros encabezados por la presidenta Yanetsy Leyva Domínguez, veterinaria con 20 años de trabajo y tres como jefa, la cual nos adentra en las interioridades de este centro.

“Nosotros fuimos los primeros en Granma en incursionar en esta actividad, y servimos de escuela a los demás creados en el territorio.

“Nuestra producción va destinada a los municipios de Guisa, Rio Cauto, Bayamo y Jiguaní, y el plan anual oscila entre 5 mil 548 y 6 mil abejas reinas, para cuyo cumplimiento contamos con 850 núcleos donde las reproducimos, y estamos trabajando para llegar a los mil 500 núcleos.

“Tenemos, además, los pie de cría paterno y materno patentizados y certificados, lo cual garantiza la calidad de nuestra oferta”.

Interrogada sobre el fascinante mundo de las monarcas de las colmenas dijo que para obtenerlas se siembran larvas y a los 10 días se sacan y se ponen en los núcleos donde están las soberanas fecundadas con los zánganos.

“La abeja reina nace a los 16 días y esperamos que llegue a la madurez sexual para que sean fecundadas y pongan los huevos, porque uno de los parámetros medibles es la calidad de la reproducción.

“Las transportamos en cajitas con azúcar candy y con un promedio de 7 a 12 abejas guardianes que son nodrizas. Las abejas reinas convencionales las comercializamos a 75 pesos pero la ecológica a 85, y estamos vendiendo 558 a Santi Spiritus.

“Existen posibilidades de exportar al extranjero, lo cual ayudaría a la economía del país e influiría en nuestros ingresos, que gracias a nuestra productividad son altos.

“Para exportar  debemos tener en cuenta la postura, es decir, que la reina no tenga defecto físico, su peso normal sea de 230 milígramos, que procedan de pie de cría certificado y tengan hábitos higiénicos, enjambrazón y agresividad.

“Sin abeja reina no hay colmena porque son las que garantizan el reemplazo de las obreras al poner los huevos. Ellas viven un promedio de tres años pero su utilidad, salvo excepciones, es de un año y deben cambiarse porque declina la postura”.

Las soberanas se distinguen por su apariencia larga y delgada, causada por el desarrollo completo de los ovarios en el abdomen y poseen, además, aguijón sin púa. Por su parte, los trabajadores del centro reproductor se caracterizan por la laboriosidad y el empeño por multiplicar los reinos de ese insecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *