Faustino Pérez: Hombre de extraordinaria valía

Share Button
Por Gislania Tamayo Cedeño | 24 diciembre, 2019 |
0
Faustino Pérez junto a Fidel FOTO/ Autor desconocido

Faustino Pérez nació en La Larga, zona rural perteneciente a Zaza del Medio, en la actual provincia de Sancti Spíritus. Cuando tenía 11 años de edad se trasladó a vivir con su familia al municipio de Cabaiguán. Desde pequeño tuvo que trabajar muy duro en la escogida de tabaco para poder estudiar Medicina.

Después del golpe militar perpetrado por el dictador Fulgencio Batista el 10 de marzo de 1952, fundó en Cabaiguán el Movimiento Nacional Revolucionario, sin embargo fue capaz de percibir que esa organización no respondía a sus ideales revolucionarios.

En 1955 integró junto a Fidel Castro la primera Dirección Nacional del Movimiento 26 de Julio. Meses posteriormente fundó la primera célula de esta organización en ese mismo territorio.

Participa en los principales planes insurreccionales y luego se trasladó a México para preparar la expedición del yate Granma comandada por el líder Fidel Castro

Es uno de los 82 hombres que llegan a Cuba el 2 de diciembre de 1956 por Las Coloradas en el yate Granma. Después del desembarco son perseguidos por las tropas de Fulgencio Batista, gobernador de turno. Acosados por el enemigo son sorprendidos y solo quedan 12 hombres, entre estos Faustino.

Después del reagrupamiento en Cinco Palmas, Media Luna, el Comandante en Jefe Fidel Castro lo seleccionó como delegado del Movimiento 26 de Julio (M-26-7) en La Habana. Reorganizó el Movimiento en la capital, le dio un gran desarrollo e impulso integral en todos los frentes revolucionarios.

Cuando fracasa la huelga general del 9 de abril de 1958, regresa a la Sierra Maestra.

Se reincorpora a la lucha guerrillera, en la que derrochó valentía, inteligencia y labor patriótica, además instituyó la administración civil en el territorio libre. Creó escuelas, hospitales, fomentó las organizaciones campesinas y la recaudación de fondos para la Revolución.

Junto con Fidel entró victorioso a la ciudad de Santiago de Cuba el primero de enero de 1959.

El triunfo revolucionario del Primero de Enero le consagró nuevas tareas que además le permitieron terminar la carrera de Medicina. Fue ministro de Recuperación de Bienes Malversados, Jefe de Zona en la Lucha contra Bandidos en la cordillera del Escambray, dirigente de la Sanidad Militar y combatiente en Playa Girón contra la invasión mercenaria organizada por Estados Unidos en 1961.

Su incansable labor en defensa de la Revolución le consagró ser Presidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, fundador de las Organizaciones Revolucionarias Integradas, del Partido Unido de la Revolución Socialista y del Partido Comunista de Cuba, de cuyo Comité Central siempre fue miembro.

Ejemplo de hombre, combatiente y revolucionario lo sorprendió la muerte el 24 de diciembre de 1992.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *