Fidel, luz del presente

Share Button
Por Yudelkis de la Hera Jeréz. | 12 agosto, 2019 |
0

 Reseñar 93 años de la vida de ese líder revolucionario llamado Fidel Castro es asunto difícil si se dispone de pocos minutos.

Para entender la grandeza de este hombre universal basta mencionar las cinco letras que componen el nombre en cualquier sitio de este planeta, y será suficiente para, sin importar razas y culturas, idiomas o distancias, se recuerde al tercer hijo don Ángel Castro y Lina Ruz, nacido el 13 de agosto de 1926.

La infancia del vástago del terrateniente español estuvo marcada por las historias de los haitianos, de juegos donde no importaba el estatus social, de leyendas de tierras lejanas, pero sobre todo del ejemplo humilde de Ángel y la constancia de Lina.

Fidel era un espíritu libre, disfrutaba de igual modo la lectura de un buen libro, practicar deportes o el contacto directo con la naturaleza.

Rebelde, amante de la justicia e inspirado por las ideas del Apóstol condujo la última y definitiva etapa de lucha contra el régimen opresor causante de tantos males reflejados en su alegato La historia me absolverá.

El Líder es Moncada, Sierra Maestra, triunfo contra la crueldad y el yugo que bañó esta isla hermosa de sangre joven, de muertes y soledades, de lágrimas de esposas y madres.

Fidel escribió una nueva página en 1959 llena de conquistas y esperanzas, de derechos y nuevos amaneceres, de escuelas y centros de Salud brotando en cada rincón de un archipiélago de solidaridad y paradigma en el mundo.

En Cuba, el Comandante en Jefe se dibuja cada mañana en la sonrisa de los pioneros que asisten a las escuelas, en el médico que engrandece el empeño sin importar carencias y sana en cualquier pedazo de esta geografía y en el obrero de sudor y esfuerzo que hace avanzar la economía.

Noventa y tres agostos de un líder eterno, luz entre los humildes de esta tierra de América, de imborrables huellas de botas guerrilleras, de esbeltez de roble, imposible de abarcar entre líneas porque es acción.

Fidel, más allá de las páginas de un libro, anda entre los que habitamos este verde caimán indicando el camino a seguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *