Fidel nuevamente en la Sierra Maestra (+ fotos y videos)

Share Button
Por | 26 noviembre, 2018 |
0

El recorrido de Fidel por la Sierra Maestra, el 21 de enero de 1981, resultó una valiosa jornada en la cual el héroe cubano se actualizó de la vida de maestros, alumnos y de la población serrana, en general.

La reunión con los jóvenes educadores y alumnos de la escuela serrana Juan Domínguez, de Santo Domingo,  Bartolomé Masó, estimuló la labor educacional y la participación pioneril en la Sierra Maestra.

Dos héroes en la cumbre

Homenaje a Fidel de Raúl y Díaz-Canel

Estuvieron presentes los maestros Rafael Céspedes, Juana Blanco y José Pausides, estudiantes de la Escuela pedagógica manzanillera Rubén Bravo, y Rey Mario Martínez, un graduado de ese centro.

Fidel incluyó en su contacto con los jóvenes el tema de los títulos de libros solicitados por los niños del lugar y las vías para obtenerlos, la matrícula, niveles de promoción y el estado del local. Fue una conversación larga y provechosa.

 

Homenaje al Comandante en Jefe Fidel Castro en el segundo aniversario de su desaparición física.

Homenaje al Comandante en Jefe Fidel Castro en el segundo aniversario de su desaparición física.

Publicada por Cancillería de Cuba en Viernes, 23 de noviembre de 2018

 

 

#YoSoyFidel

Publicada por La Demajagua en Lunes, 26 de noviembre de 2018

 

Seguidamente, en el trayecto hacia Bartolomé Masó, poblado cabecera municipal, estuvo también en la escuela primaria Mario Muñoz Monroy, de El Brazón, con malas condiciones en su edificación. Allí, la maestra Niurka García Márquez le ofreció numerosos detalles, incluyendo la noticia de que muy cerca  construían un nuevo local para sustituir el actual.

El Comandante le preguntó a la educadora:

-¿Cuántos hijos tienes?

-Tengo tres; uno varón,  becado,  -señala con su mano- y la chiquita que está en la sesión de la mañana.

-¿Tu esposo en qué trabaja?

-Él es campesino, pequeño agricultor.

Indagó sobre la escuela en construcción, los materiales que utilizaban. Le exponen que es prefabricada y que  estaba en fase de cimentación.

Artemio Aguilera Rojas, presidente del Poder Popular municipal, argumenta que localizaron un espacio más adecuado, pues en el sitio donde pretendían erigirla no contaban con agua.

-Además, porque le queda más cerca a ella  -expresó Fidel sonriente y señalando a Niurka.

-Por eso no…yo estoy habituada. Ya las lomas a mí no me hacen daño  -añadió  la maestra.

Le informó que el valioso líquido deben traerlo desde lugares distantes, muy dificultoso para mantener abastecida la escuela primaria.

Fidel entonces realiza nuevas indagaciones relacionadas con la promoción. Conoce que están en el 91,6 por ciento y que aspiran al 96 para finales de curso. Como causa sitúan la mala calidad de los resultados en primer grado.

-¿Cuándo te graduaste tú?,-pregunta a un joven maestro.

-Yo hace cuatro años.

-¿Y tú?- dirigiéndose a la maestra.

-Yo me gradué ahora, de trabajo llevo 15 años.

-¡Ah!, tú eres maestra popular.

-Sí, yo era de cuando los brigadistas Frank País.

El guía de la Revolución se dirige a un tercer maestro. Este precisa que él se graduó en la Escuela pedagógica de Manzanillo.

Entonces Fidel se interesa por la recreación de los niños en la zona y la participación de la Organización de Pioneros. El educador aclara que esas actividades son solamente en la semana de receso escolar, lo que motiva esta expresión del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros:

-¿Y normalmente, qué hacen esos muchachitos, ir a la casa…?,  ¿y ustedes dónde paran?

-Luis en la casa de ella (de Niurka) y yo en la de un campesino  -se trata de los maestros Onel González y Luis Matos.

-¿Ustedes comen allí, cuánto le pagan a los campesinos?

–Nos pagan 20 pesos.

-Y nosotros se los damos  -precisa el joven.

-¿Y qué comen?

-De todo.

-Bueno,  no se desanimen con las dificultades  -expresa Fidel al despedirse, para visitar la escuela en construcción.

Al llegar se percata de lo comprimido de las aulas e, incluso, de lo reducido de las puertas. Utiliza una jarana con Artemio, que estaba un poco pasado de libras, y  le dice que ni él puede pasar. Deja orientaciones al respecto, pero de forma sugerente.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *