Fidel, un campesino más

Share Button
Por Luis Morales Blanco | 14 enero, 2017 |
0

Fidel en la SierraAl niño Fidel le crecen en  la retina La Sierra y sus habitantes, que con  él formaran  un armonioso conjunto de elementos en equilibrio. Desde la casa paterna  aprende  a amarlos, y su  espíritu visionario sabe que ha  nacido para servirles, para ser un igual,  un hermano.

El juicio por los sucesos del Moncada   sirve al joven líder para denunciar los atropellos a la masa campesina, desde esa tribuna clama por resolver el problema agrario en Cuba.

Es a  la sierra madre, a la Sierra Maestra, adonde   vuelve los ojos una y otra vez en busca de inspiración, amparo o trinchera: cuando escapa de la  represión horrenda tras los sucesos del Moncada… después, del desembarco del glorioso 2 de diciembre, cuando ya comienza a ser inmortal.

La acción de Alegría de Pío inicia un suave ascenso que la Historia tornaría vertiginoso hacia las cumbres que nutrirían cuerpo e ideas, desde entonces, siempre hubo allí guajiros de pelo en pecho.

A Fidel le crece la Sierra y, gracias a él, las montañas se pueblan de barbas y melenas como clarines que ratifican que los relegados de ayer ya tienen quién se desvele por ellos.

Desde los primeros momentos de la Sierra Maestra, confía en aquella masa humilde y analfabeta que le corresponde  con todo lo que tiene  a su alcance, que viste  con honor sus harapos  trocados  luego en uniforme verde olivo, e incluso   parte de esa multitud ofrenda su vida para lograr el triunfo.

Entonces el mundo comienza a iluminarse, en especial el 17 de Mayo de 1959 con la primera Ley de Reforma Agraria, cuando la rúbrica ya famosa, los convierte  gratuitamente a mujeres y hombres rurales   en dueños de la tierra que fertilizaban con el sudor del esfuerzo.

La Segunda Ley es el jalón para emprender la verdadera agricultura pendiente de las  necesidades del pueblo;  ambas asestan golpes de muerte al latifundio, que durante más de medio siglo lleva al campesino vergüenza  y  explotación.

Ante la victoria, la prédica  futurista de Fidel es confirmada por la nueva realidad   surgida  del esfuerzo colectivo: la Sierra se vistió con  casas confortables, escuelas de diversas enseñanzas, hospitales, carreteras, luz eléctrica…y otras comodidades de la vida moderna, van borrando Fidel y su huestes las desigualdades entre la ciudad y el campo.

Hoy, la niñez serrana goza de salud envidiable, y todos los pobladores de alta expectativa de vida.

Los ancianos que lo conocieron evocan las  hazañas o conversaciones sencillas con el Gigante y trasmiten a sus descendientes parte de la sapiencia y hombradía de quien fue, y  es, un  campesino más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *