FMC es unidad

Share Button
Por Sara Sariol Sosa | 23 agosto, 2017 |
0
FOTO/ Luis Carlos Palacios

A 57 años de haberse fundado en nuestro país, la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), sobran razones para reafirmar que esa organización femenina ese esencialmente expresión de unidad.

Antes de su creación, existían aquí diversas organizaciones que agrupaban a las mujeres partidarias del proceso revolucionario cubano, tal es el caso de Unidad Femenina Revolucionaria, la cual aglutinaba a un gran número de mujeres campesinas; la Columna Agraria; las Brigadas Femeninas Revolucionarias; los Grupos de Mujeres Humanistas, Hermandad de Madres y otras que se fusionaron en una única organización femenina.

Creada el 23 de agosto de 1960, la nueva estructura llegaba con el objetivo principal de incorporar a la mujer a la sociedad y al empleo y , también  al programa de cambios sociales y económicos en marcha en el país.

Desde su constitución, la Federación de Mujeres Cubanas presidida por Vilma Espín Guillois, entonces integrante del Consejo de Estado y al frente de la Comisión de Atención a la Mujer, la Infancia y la Juventud de la Asamblea Nacional del Poder Popular, participó en la formulación de las leyes que tienen que ver con la mujer, la discusión y elaboración del Código de Familia, aprobado en 1975.

A partir de tal momento y hasta nuestros días, la labor de la organización femenina se encaminó al desarrollo de programas implementados de conjunto con diversos ministerios y organismos de gobierno, con destaque para las comisiones de Coordinación del Empleo Femenino, con el permanente propósito de mejorar la participación laboral femenina y evitar las discriminaciones en las contrataciones.

Tal ha sido la efectividad de esa, una de sus tantas gestiones a favor de la inclusión y dignificación de la mujer cubana, por demás referente a nivel mundial, que llegamos a este 23 de agosto representando cerca de la mitad de las personas ocupadas en el sector estatal civil y el 46 por ciento de los altos cargos de dirección.

Esas cifras, las cuales cobran expresión en Granma como en el resto de las provincias cubanas, corroboran que la FMC continúa y continuará siendo sentido de unidad de las mujeres en torno a la Revolución que  transformó su existencia, y de las múltiples tareas en las cuales se enfrascan para seguir creciendo como seres humanos y para contribuir a que avance cada vez más la obra social colectiva que construimos y perfeccionamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *