Fondas en Granma: Revive una tradición

Share Button
Por Humberto Arzuaga Prats, María Valerino San Pedro y Vivian Armesto Hechavarria | 14 febrero, 2017 |
1
Foto Rafael Martínez Arias.
Foto Rafael Martínez Arias.

La pulcritud del lugar cobra matices especiales al esparcirse por doquier el sabroso olor a comida criolla recién hecha, y servida con diligencia en las mesas simétricamente dispuestas.

Escenas como esta se repiten diariamente en un nuevo local del Mercado Agropecuario Estatal (MAE) Jesús Menéndez, de Bayamo, en la suroriental provincia cubana de Granma, la Fonda y ajiaquera  con capacidad solo para ocho comensales a la vez, y a la que concurre un alto número de personas a degustar los alimentos allí  elaborados.

Sopa, croqueta, huevo elaborados de diferentes maneras, potajes,  ensaladas, arroz, ajiaco y carne de pollo y cerdo ofertan en la instalación, pero lo más llamativo son sus precios, todos inferiores a dos pesos, excepto los de las dos últimas.

Resulta esta una tentadora y sensible opción que también brindan en Bayamo,  el MAE Luis Ramírez López (cafetería Baconao),  el antiguo mercado EJT del popularmente conocido Chapuzón y el complejo de carpas Convergencia, adjunto al Bayam.

ARRANCA UN PROGRAMA

Harold Pérez Teira, Vicepresidente del Consejo de la Administración en Granma, explica: “El programa para la implementación de las fondas y ajiaqueras inició desde diciembre de 2016, a partir de unidades que en algún momento brindaron este servicio y  como parte de la transformación de la cual son objeto los mercados agropecuarios.

“También pensamos en el envejecimiento de la población y sus bajos ingresos económicos, pues con menos de 10 pesos en moneda nacional una familia de cuatro personas puede almorzar en estos establecimientos”.

Pérez Teira revela que en la provincia están previstas unas 36 fondas, de las cuales funcionan una veintena, con presencia en todos los municipios.

“Existen algunas irregularidades que sobre la marcha iremos perfeccionando”.

LO QUE  BIEN EMPIEZA, BIEN…

Para Arnaldo Carrillo, asiduo a la fonda de Jesús Menéndez, los precios son asequibles aunque la demora en la atención al cliente y el reducido espacio del lugar atentan contra la calidad del servicio, criterio compartido por Luis Zamora, Pedro Andino y Elio García Ramírez.

“Los trabajadores pertenecen al Palacio de los Matrimonios y cada día transportan los alimentos a esta unidad debido a la falta de refrigeración”, afirma Ángel Luis Ramírez, administrador del referido MAE.

Por otra parte, en el Luis Ramírez López, su administrador Manuel Fonseca, asegura que muchos vecinos almuerzan allí, al igual que los trabajadores,  quienes anteriormente debían comprar sus alimentos fuera de la instalación y a altos precios.

Será preciso solucionar la falta de agua potable en la cafetería Baconao, cuyo servicio, según refiere Ana Alfonso Zamora, su administradora, se ve afectado.

VUELVEN LAS COMPLETAS

Aunque es una herencia española, las fondas mantienen la práctica de la cocina cubana. Las “completas” de arroz blanco, potaje de frijoles negros y huevo forman parte de la cotidianidad del granmense con el surgimiento de esta opción en los mercados.

Cimex, Gastronomía, Comercio, Labiofam y cooperativas no estatales convergen en los MAE para lograr la integralidad en el funcionamiento de los mismos.

Con aproximadamente un mes de instituidas dentro de los mercados, las fondas y ajiaqueras,  a pesar de su origen netamente europeo y cuyo protagonismo en la vid corresponde a los inmigrantes chinos, llegaron para quedarse y reviven una arraigada tradición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *