Fragancia de Rosita

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 10 diciembre, 2018 |
0
Rosita es la secretaria general del bloque 20 de la FMC en el Reparto Nuevo Manzanillo/FOTO: Roberto Mesa Matos.

Manzanillo.- Cada tarea que asume la manzanillera María Rosa León Reyes lleva implícita la fragancia del amor y la ternura que expresa su segundo nombre y la bondad, consagración y firmeza que distinguen a las cubanas.

Apenas despunta el alba, esta mujer dedica tiempo a los quehaceres hogareños para luego concentrarse en la vivienda, junto a su esposo Josué Gilarte, a la atención del patio que lleva su nombre y ostenta la quinta corona a la excelencia del programa de la agricultura urbana y familiar.

Rosita, como todos le llaman, deja espacio también para intercambiar con las manzanilleras que integran el bloque 20 de la Federación de Mujeres cubanas (FMC), y que ella lidera.

“Hay que predicar con el ejemplo y la razón porque siempre van a permitir que las mujeres te sigan y reconozcan como líderes.

“Hoy por hoy las cubanas estamos consolidando nuestro desempeño dentro de la Revolución, al frente de muchas tareas decisivas para el país: educación, salud, cultura, deporte, pero también tristeza porque estamos matizadas de todos los sentimientos.

– ¿Qué valoración puede ofrecer del trabajo de la FMC en Manzanillo?

– “Para mí es bueno porque contamos con dirigentes muy preparadas y consagradas a todas las misiones que se nos encomiendan, tenemos una escuela donde se imparten diversos cursos que también incluyen a hombres, pero se necesita un poco más de protagonismo, porque algunas ocasiones faltan instructoras, lo que limita el desarrollo. El trabajo de la Federación es un gran honor para la mujer.”

Rosita, de raíces campesinas, valora que las integrantes de la FMC en Manzanillo precisan de mayor ímpetu, protagonismo porque considera el trabajo de la organización un gran honor, en el cual es imprescindible el apoyo de la familia.

“Es lo más grande que tengo”, dice mi entrevistada mientras una lágrima recorre su mejilla al recordar a la progenitora. Respira y agrega conmovida: tengo dos hijos, ambos cumplen misión internacionalista: uno en Angola; la otra en Venezuela. Mi esposo Josué me apoya en todo y cuando me comentaron que iría a La Habana él me dijo: “usted va, yo me quedo al frente de todo”. El apoyo es invaluable. Nos queremos y ayudamos mutuamente, extensivo a los vecinos y las mujeres de la zona.”

Tanta consagración y empeño de Rosita le valieron ser electa como la única delegada directa de la provincia de Granma al décimo congreso de la FMC.

“Nunca lo imaginé, pero es una grata sorpresa. Es un orgullo poder representar a las granmenses y particularmente a las manzanilleras en ese congreso que se desarrollará en un contexto especial: a solo unos días de que los cubanos aprobemos el nuevo proyecto de Constitución del país.

– Fidel, Vilma, la Revolución…

– “Estoy cumpliendo con el legado que nos dejó nuestro Líder Histórico, presente siempre en todo lo que hacemos las mujeres cubanas para fortalecer la Revolución, obra social que nos lo ha dado todo. Vilma es la inspiración permanente de ternura, cariño y consagración al trabajo.”

Desde la sencillez y la humildad, la manzanillera María Rosa León Reyes, junto a cientos de cubanas en las sesiones finales del Décimo Congreso de la FMC confirmará una certeza: cada empeño lleva el perfume, el protagonismo y el ímpetu de la mujer como esencia de la Revolución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *