El ganadero del Festival

Share Button
Por Osviel Castro Medel | 29 junio, 2017 |
0
Karel Leyva Trinchet, especialista en calidad de la Empresa de Genética y Cría Manuel Fajardo, electo delegado directo al XIX Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, Rusia 2017, en el municipio de Jiguaní, provincia de Granma..  FOTO/Armando Ernesto Contreras Tamayo (ACN)

Hace tres años Karel Leyva Trinchet, un ingeniero informático graduado con título de oro en la Universidad de Granma, entró a laborar a la Empresa de Genética y Cría Manuel Fajardo como especialista en calidad.

No imaginaba entonces que en julio de 2017 sus compañeros de trabajo lo elegirían, por abrumadora mayoría, delegado directo al XIX Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes.

“Soy un hombre feliz”, decía a los periodistas este joven de 27 primaveras, después de haber recibido la credencial y el diploma que le sirven de boletos simbólicos a la reunión planetaria de Sochi.

Aunque él no está directo “en el monte”, ha terminado enamorándose de las faenas propias de este sector, en cual, según sus palabras, no hay hora de descanso porque “es de sacrificios; se trabaja de día y de noche; claro, cuando hay resultados surgen los estímulos”.

Karel, quien dirige las Brigadas Técnicas Juveniles en esa entidad de Jiguaní, admite que en principio no quería saber de la rama agropecuaria, pero poco a poco fue entendiendo el complejo mundo de la ganadería.

Recuerda que su infancia transcurrió en Cauto La Yaya, que es una zona de campo relativamente cercana a Dos Ríos,  y que cuando estaba en el preuniversitario se mudó a la cabecera municipal de Jiguaní.

En Rusia podrá hablar  precisamente de las campiñas de Cuba, en las que no todo es perfecto, pero distan demasiado de las de hace 60 años, época en que los desalojos a los lugareños eran parte de una novela real.

“Tenemos muchas limitaciones, algunas por el bloqueo, otras originadas por nosotros mismos; sin embargo, vivimos con deseos de seguir, con sueños, aspiraciones…”, expone

Karel deviene trabajador “todo terreno” en su Empresa,  pues controla los procesos productivos, está encargado de potenciar la ciencia y técnica y vela por la preservación del medioambiente.

“Me gusta lo que hago y quisiera que otros experimentaran esto; es lindo”, declara, para luego recordar el regocijo de sus padres, personas humildes, ambos de 53 años, adictos, como él, a los compromisos serios y a la verdad más grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *