Garantiza BioCubaFarma 25 medicamentos para enfrentar la COVID-19

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 28 abril, 2020 |
0
La Habana, – El Grupo de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica, BioCubaFarma, garantiza 25 medicamentos para enfrentar la COVID-19, afirmó Rita María García Almaguer, directora de Operaciones y Tecnología de la Organización Superior de Dirección Empresarial (OSDE).

Durante la sesión de este lunes del Consejo de Defensa Provincial de La Habana, la directiva recalcó el esfuerzo extraordinario que ello precisa, pues los recursos son importados y obliga a realizar muchas operaciones, particularmente en cuanto a la logística, tras la situación existente por el cierre de frontera, informa el periódico Tribuna.
A pesar de ello hemos asegurado los más de veinte medicamentos con que contribuimos a enfrentar esta terrible pandemia, dijo, luego de mencionar cómo entregan todas las gotas homeopáticas solicitadas acorde a los niveles paulatinamente establecidos, entre estas el PrevengHo-Vir, cuya producción no presenta dificultad, pues se dispone de la capacidad instalada para responder a cuanto requiera el Sistema Nacional de Salud.
La OSDE no solo trabaja en la búsqueda de nuevos medicamentos, algunos ya aplicándose para levantar la inmunidad, sino también en equipos médicos, unos fabricándose y otros en reparación; también se confeccionan vestuario, caretas y demás insumos.
Anteriormente García Almaguer señaló que el país tiene en falta entre 80 y 100 medicamentos del cuadro básico de producción nacional, de los 349 comprendidos en ese esquema bajo responsabilidad de BioCubaFarma, cuyo déficit se debe a la carencia de algún insumo.
Hoy se importa el 99 por ciento de las materias primas y materiales de los envases primarios requeridos, por ejemplo, papel de aluminio, frascos de vidrio, ámpulas, bulbo, tapones, sellos, entre otros, para las diferentes formas farmacéuticas.
Solamente los envases secundarios son los que la mencionada industria ha logrado tener dentro de la producción nacional.
BioCubafarma asume 61 medicamentos de tarjeta control -son los destinados a enfermedades crónicas-, y en estos momentos oscilan entre 12 y 20 las faltas que no tienen otra alternativa de uso terapéutico.
García Almaguer mencionó el impacto en esta industria del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba, que pese a contar con muchos proveedores, al asociarse con empresas norteamericanas dejaron de venderle al país.
Puntualizó las exigencias en cuanto a la aprobación de un nuevo proveedor, proceso que requiere de meses para adquirir muestras, después producir previo tránsito por todos los ensayos físico-químicos establecidos, realizar un análisis de estabilidad y demás observancias de la rigurosa cadena.
Ante la compleja situación de los medicamentos, el presidente del Consejo de Defensa, Luis Antonio Torres Iríbar, llamó a continuar elevando el control en las farmacias, e insistió en abrir más puertas y quitar no pocas trabas que frenan el desarrollo de la medicina natural y tradicional, a lo cual se le mantiene un chequeo pormenorizado en las reuniones de ese órgano.
La industria tiene afectado varios productos de alta demanda como el jarabe de aloe, el de orégano y el Imefasma, por el tema de los frascos -no es el mismo usado a nivel dispensarial- y la entrada al país se vio imposibilitada antes del cierre de frontera, pero el arribo está previsto para la primera decena de mayo.
También hay ocho productos afectados por una materia prima actualmente en travesía por el mar hacia la nación caribeña.
Como parte de la jornada del Consejo de Defensa en La Habana, se conoció que el municipio de Centro Habana define el mayor riesgo epidemiológico con una tasa de 44.82 por 100 mil habitantes, seguido por el Cerro, y Plaza de la Revolución.
El director provincial de Salud, Carlos Alberto Martínez Blanco, informó, además, que la tendencia de la provincia de los casos confirmados por reporte diario es ascendente, por ello deben ser de estricto cumplimiento las medidas correspondientes al aislamiento social, la adecuada pesquisa en grupos vulnerables y la investigación epidemiológica.
Se convocó a perfilar la trasportación externa para las altas médicas, a revisar los mecanismos para la distribución de los módulos destinados a personas mayores de 65 años, teniendo en cuenta que se han generado insatisfacciones en cuanto a los precios y la calidad, y también a valorar la factibilidad de abrir las tiendas más temprano para descongestionar la aglomeración de quienes esperan para entrar.
Torres Iríbar insistió en agilizar la entrega de módulos y organizar ferias para que los médicos y el resto del personal de la salud adquieran productos de primera necesidad, ya que en varios lugares estos llegan buscando prioridad en las colas de los establecimientos y no es lo indicado, enfatizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *