Gastronomía y Servicios, empeño por la elegancia y distinción

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 2 junio, 2016 |
0

tradicion5

MANZANILLO.- Hablar de calidad en los servicios que se ofrecen a la población en los sectores del Comercio, la Gastronomía y los Servicios en cualquier sitio de la Mayor de las Antillas es un debate en el que todos tienen criterios y en el cual el consenso resulta cuestión complicada.

En territorio manzanillero nadie es ajeno a tales cuestiones, pues que te sirvan como en casa y disfrutar de un exquisito almuerzo, comida o simplemente un rato agradable es aquí, como en cualquier escenario, deseo multiplicado por aquello de “quien paga, ordena” y quiere ser complacido.

Para ello es menester de los hombres y mujeres que integran ese sector consolidar el sentido de la responsabilidad, la ética, disciplina y el compromiso, sobre todo, con los usuarios, esos que al final constituyen la razón de ser de los empeños del sector.

La actual rama del comercio, la gastronomía y los servicios en la Cuba que actualiza su modelo económico y social crece, y la competencia hoy es superior, pues ese ámbito aumenta con la aparición de diversas unidades y cooperativas compuestas por trabajadores no estatales.

Y ahí está el reflejo de la actual misión de los gastronómicos y comerciantes cubanos: elevar la calidad de las prestaciones y las ofertas, que deben servirse de la mano de la eficiencia, la camaradería y el orgullo de servir a los semejantes.

Cierto que en algunas unidades atraviesan por dificultades que contrastan con las buenas gestiones, sin embargo, no pueden perderse de vista las iniciativas y las ideas que favorezcan marchar por buen rumbo.

Preservar la imagen y el confort que se logró en muchas unidades manzanilleras en ocasiones depende más de la voluntad del hombre que de los recursos y ello debe incluirse en la carta de presentación de restaurantes, cabarets o cafeterías.

Incrementar el seguimiento a cada una de las tareas para ganar en credibilidad, extremar las medidas de control para evitar los robos y el desvío de recursos son otras dos tareas que los hombres y mujeres de ese ramo tienen por delante, sin “blandenguería” administrativa a la hora de exigir, organizar y asumir medidas que corrijan el desempeño.

En la ciudad del Golfo de Guacanayabo el sector de la gastronomía crece en unidades, al rehabilitarse unas y edificarse otras, cuyos colectivos y usuarios deben velar por su cuidado y conservación.

Los primeros como dueños absolutos de la misión de servir y los segundos con los deseos de acoger un mejor trato con elegancia y distinción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *