Gesto de humanismo multiplicado

Share Button
Por Juan Farrell Villa | 15 septiembre, 2017 |
0
FOTO/ Rafael Martínez Arias

Cuando las familias  evacuadas hacia lugares seguros, retornaban a sus hogares en la tarde, del miércoles último, quedaba sellado un hermoso capítulo de humanismo tras el paso del poderoso huracán Irma por el litoral del norte de  Cuba.

Eran residentes de la comunidad de Aguacate, de Río Cauto, donde los escurrimientos del agua caída desde Holguín y Las Tunas, provocaron aumentos en los cauces de ríos y arroyos como El Naranjo y El Salado, los cuales se unieron a la saturación del suelo y anegaron la geografía del municipio.

Los asentamientos Los Guayitos, El 14 de las Mil 009, El Naranjo, La Te, El Cero y otros próximos a afluentes y el curso del río más extenso y segundo más caudaloso del país, además de varias casas aisladas fueron invadidas por el torrente fluvial y los arrastres procedentes del macizo cañero de Grito de Yara.

Ricardo Alarcón Méndez, vecino en Los Guayitos y con el agua a nivel de la rodilla dijo que las lluvias fueron intensas y tuvieron que andar rápido para poner a buen recaudo algunos bienes materiales.

A Norberto Tamayo y Félix Castillo, obreros agrícolas, no les dio tiempo a salvar a   los animales de corral y reiteraron que en muchos años de vivir en esta comarca no habían presenciado tanta acumulación y que penetrara a las casas como en esta oportunidad.

En Vado del Yeso, en los límites de Granma con Las Tunas, varios edificios quedaron rodeados de agua, mientras fuerzas ingenieras con maquinaria pesada laboraban en la limpieza de canales aledaños para acelerar el drenaje.

Antes el peligro de desbordamiento fueron evacuados los pobladores de El Naranjo hacia el Semi-internado René Martínez Tamayo, de la propia comunidad, según informó Benjamín Calderón Ramos, presidente del Consejo de Defensa de Zona, además de que estuvieron afectados los barrios, ubicados en áreas bajas, como Barrio Azul y Jucarito.

Explicó que en lugares seguros todas las personas vulnerables sobre todo mujeres embarazadas, encamados, niños y ancianos, recibieron las atenciones médicas, servicios de alimentación y actividades recreativas.

Río Cauto resultó el municipio donde más llovió en la provincia, al   precipitar más de 177 milímetros de agua, entre viernes y sábado y recibió los embates de fuertes vientos con rachas de hasta 110 kilómetros por horas.

El altruista gesto para preservar la vida, lo más importante, se multiplicó por estos días en Granma al quedar protegidas 128 mil 759 personas que residían en zonas vulnerables a inundaciones por intensas lluvias o crecidas de ríos, o en construcciones endebles; de ellas 3 mil 212 en albergues estatales y más de 125 mil en casas de familiares y amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *