Gigantes del pentagrama y de la vida

Share Button
Por Luis Morales Blanco | 29 octubre, 2018 |
0

Eliades Ochoa y Tony Ávila, dos gigantes musicales y de la  vida confluyeron una vez más en la plazuela de la Olla, Bayamo,  durante la XXIV edición de la Fiesta de la cubanía,  el espacio más propicio fue Son con tres aun cuando actuaron en diversos lugares durante esa jornada de la   cultura.

Precisamente el 20 de Octubre día de la cultura Cubana que esta vez conmemoró el aniversario 150 de la interpretación de nuestro himno  nacional, ambos colosos hicieron gala de la calidad que los caracteriza, aunque sus letras están hechas para escuchar y  hacerlo con detenimiento, por la hondura de las valoraciones, su música no solo convoca sino contagia y en ambos casos los bailadores pudieron “ripiarse a sus anchas” en una noche clara y particularmente cálida.

A pesar de un escenario más intimista, pero no acorde con las figuras, pues Ochoa actúa, por lo general sentado, lo cual afecta la percepción del público, hecho aunado a una luz deficiente, muchos coreaban sus canciones y pedían los números acostumbrados y los nuevos y un hecho relevante es que el abanico de edades se extendía desde los llamados tembas hasta adolescentes que le pedían Preciosa, El cuarto de Tula Amarra´o Compe…

Cuando vio a Ávila entre los vecinos lo saludó y agasajó con el tratamiento de Grande, “Honrar, honra”, dijo El Maestro.

Por su parte Ávila retribuyó el honor del sonero santiaguero no solo con palabras sino con  emblemáticas creaciones que también coreaban jóvenes y viejos.

A ambos los une una comprensión simpática por el barrio La Ollá: Osnel Odit Babastro, músico y vocalista nacido en el barrio  siempre acompaña al trovador cuando este visita la Ciudad monumento Nacional.

Tony encontró familias que le abrieron sus casas y sus corazones, en fin la comunidad apoyó a los artistas como sabe hacerlo, por lo pronto el autor de la Choza de Chacho y Chicha ya tiene en la mente y en su guitarra la gestación de un nuevo número musical para dedicarlo a esos hospitalarios habitantes de Bayamo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *