Giménez rescata a Uruguay

Sólo su cabezazo en un córner en el 89' pudo con El Shenawy. Suárez había fallado tres goles cantados y Cavani remató una falta al palo. Cúper reservó a Salah.

Share Button
Por AS | 15 junio, 2018 |
0

Giménez, con el alma de un atlético, apareció en el área en el minuto 89 para rematar de cabeza un córner tras un salto prodigioso y resolver la papeleta. Un vuelo que rescata a Uruguay para ponerle la clasificación de cara y que tumba el defensivo planteamiento de Egipto, que vivió en su cueva mirando siempre de reojo hacia el banquillo para ver si Salah (el líder reservado) calentaba. Por mucho que Cúper juegue al despiste, el faraón aún se acuerda de Ramos. De paso, el gol del central charrúa también salva a Luis Suárez. El delantero estaba ansioso por regresar a la escena mundial tras aquel inolvidable mordisco. Y la ansiedad y las paradas de El Shenawy le estaban pasando factura. Falló tres goles cantados (23’, 46’ y 73’) en acciones en las que no suele perdonar.

A Uruguay le costó demasiado sumar tres puntos porque le pasó lo habitual en estos casos, cuando quieres enterrar de golpe tu pasado o modernizarte sin convicción,ya cargado de años, poniéndote un pendiente o intentando levantar una cresta. Tabárez ha conservado la solidez defensiva a lomos de Godín y Giménez, pero está intentando mutar el estilo en ataque, sustituyendo el balón directo al que siempre sacó partido un equipo veterano por el toque más juvenil y tímido de Vecino, De Arrascaeta y Betancur. Así, no hubo rasgos de la garra habitual hasta el final, cuando el plan se cambió sobre la marcha, ni evidencias de profundidad o comodidad con el nuevo planteamiento. De Cavani no hubo noticias dentro del área, que es donde de verdad muerde y marca las diferencias, y su brillo se reservó para dar asistencias a Suárez o para sacar a pasear su potencia y precisión desde larga distancia. El ariete del PSG también tendrá pesadillas con una estirada a mano cambiada de El Shenawy en el minuto 83. Su falta al poste podrá ser justificada por la mala suerte.

El partido, sobre todo en su primer tiempo, estuvo más cerca de lo que quiso Cúper, cuya estrategia va más allá de esta primera fase: por eso reservó a Salah de salida en su cumpleaños y no alineó a El Hadary para que confirmara un sueño a sus 45 años. El técnico, pese a la modestia de Egipto y su complicado futuro (se cruzaría con el grupo de España), quiso mandar un mensaje claro: esto es un Mundial y no un torneo veraniego.

En la segunda mitad, Uruguay entendió un poco mejor qué es lo que mejor le funciona. Las entradas de Cebolla y Carlos Sánchez le metieron algo más de nervio al partido. Hasta entonces, Uruguay se desplegaba como si en Ekatimburgo hubiera 40 grados cuando en realidad había 13. Egipto ya únicamente se replegaba. Trezeguet era la única esperanza, pero estaba demasiado solo en sus galopadas. La única esperanza para mantener el botín seguía siendo descaradamente su portero. Pero sus poderes se fundieron. Uruguay, pese a querer dar una vuelta a su filosofía, siempre vivirá de la garra. A Giménez se le cae de los bolsillos.

Cúper: “El partido con Salah hubiera sido diferente”

Héctor Cúper, seleccionador de fútbol de Egipto, afirmó este viernes, después de perder 0-1 frente a Uruguay, que el encuentro con Mohamed Salah, ausente por lesión, “podría haber sido diferente”.

El técnico argentino valoró la posible presencia de su estrella en el terreno de juego y explicó las razones por las que finalmente decidió que el jugador del Liverpool estuviera junto a los suplentes en su estreno mundialista.

“Salah es importantísimo para nosotros, nadie lo puede negar. Pero uno tiene que tener buen equipo aparte de buenos jugadores. Tenemos buen equipo y con Salah podría haber sido diferente. Seguro que nos aportará cosas en los próximos partidos”, dijo.

“La decisión siempre la tiene el cuerpo técnico y el cuerpo médico, y sobre todo en el caso de Salah. Al final del entrenamiento de ayer se le hizo un estudio más profundo y quedaron dudas de qué podría pasar si tenía un golpe o una caída. Como había un porcentaje importante de que se produjera una lesión, decidimos no arriesgar sabiendo que podríamos contar con él para el partido ante Rusia”, agregó.

Cúper explicó que, después de la derrota, era el momento de hablar de analizar el partido de Uruguay antes de comenzar a plantear el choque contra su siguiente rival, Rusia, que ganó 5-0 en su estreno a Arabia Saudí.

“Si uno analiza el primer partido de Rusia, ha hecho muchos goles. Siempre hay opciones de ganar. ¿Si Salah va a jugar? Es muy probable que pueda jugar, casi seguro. Este partido no jugó porque había un margen de peligro de que le sucediera algo. Para el próximo partido creo que va a estar bien”, apuntó.

Respecto al choque ante Uruguay, indicó que a su equipo le faltó mejorar en los instantes finales cuando atacaba. Cúper lamentó la falta de efectividad en los metros finales.

“Comparándonos con lo que tenemos delante, estoy conforme. Se ha perdido, no sirve para nada. Es probable que a lo mejor podamos dar algo más o es probable que el entrenador se haya equivocado en el planteamiento. Hemos hecho un gran partido ante un gran rival. Me da bronca haber perdido a balón parado. No podemos quejarnos de nada”, señaló.

Cuestionado por si el Ramadán, que terminó este jueves, pudo afectar en la preparación del encuentro, negó que eso pudiera ser así y aseguró que los jugadores egipcios están acostumbrados a vivir con ello.

Por último, habló sobre los problemas que tiene Egipto a con las jugadas a balón parado:

“Con Portugal (en un amistoso) cometimos algún error, pero no quiere decir que haya deficiencias en el juego aéreo. También los rivales tienen jugadores importantes a balón parado. Tanto Portugal como Uruguay tienen jugadores en ese aspecto. Daría méritos a los rivales, porque parece que nosotros somos Alemania. Fijarse en los jugadores que tienen. Conforme se sube el nivel, hay que ajustar cosas. A veces se alcanza y otras no”, concluyó.

Tabárez: “No sé por qué Luis Suárez no ha jugado bien”

Oscar Washington Tabárez, seleccionador de Uruguay, defendió a su jugador Luis Suárez, que no estuvo muy acertado ante Egipto, y declaró que otras estrellas como Pelé o Maradona también tuvieron un mal día.

“A la pregunta de qué le pasó a Suárez que no jugó bien dijo: “Pues no lo sé. No puedo especular. Aparte, en partidos que no tuvieron su nivel vi a Pelé, a Maradona y a muchas glorias. No es un pecado, pero pese a que pueden tener razón en el análisis, coincidirán que Luis Suárez tuvo tres oportunidades y algunas generadas por él”, declaró.

“El portero le sacó tres pelotas. Eso pasa en las historias de los goleadores, que hay rachas. A veces el arco está grande y a veces pequeño. Eso no me preocupa demasiado. Sabemos del potencial de Suárez y estamos tranquilos”, agregó.

Tabárez analizó la victoria de Uruguay y reconoció que en el primer tiempo su equipo equivocó “el camino” hacia la portería rival porque su rival estuvo muy ordenado defensivamente y presionó mucho a Vecino y a Bentancur.

Además, declaró que su equipo se equivocó con los pases largos y dijo que en el segundo tiempo el cuadro charrúa corrigió esos fallos y tuvo muchas más oportunidades.

“Encontramos resistencia en el rival y un portero que tuvo una buena actuación. Ganar de esta manera, nos dice cuál es el camino para los partidos siguientes. Tener mucha actitud, mucha solidaridad en el campo e intentar jugar sin perder el orden. Esto es fútbol y en los próximos partidos, como conocemos a estos futbolistas, se solucionarán e iremos avanzando en el torneo”, señaló.

También desveló que, después del calentamiento, comentó a sus jugadores que él quería lo que deseaba todo el país; ganar después de 48 años sin conseguirlo en un estreno en un Mundial.

“Por suerte, se cayó otra estadística. Pretendemos basarnos en la mentalidad del equipo para ganar partidos y sirven para pasar la fase de grupos. Luego llegan los partidos de matar o morir”.

Sobre el tanto del defensa José María Giménez que dio la victoria a Uruguay, manifestó que su gol es fruto de la determinación y de los entrenamientos: “La foto del gol es un salto que lo hace más alto que el resto de rivales. Ganamos por esa jugada. Los caminos al gol son infinitos y creo que todos son válidos. Me tiene satisfecho la actitud de todo el equipo”.

Inquirido por el supuesto mal partido de Luis Suárez y de Edinson Cavani, comentó que no habla de casos individuales en salas de prensa porque no busca “culpables y responsables” y menos “de gente que ha dado mucha gloria al fútbol”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *