Goticas para reforzar la salud

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 27 febrero, 2019 |
0

Manzanillo. – Casi cuatro mil niños y niñas manzanilleras se inmunizan contra la poliomielitis como parte de la campaña número 58 de vacunación contra esa enfermedad, que se desarrolla entre el 25 de febrero y el dos de marzo.

El licenciado Arsenio Zamora Escalona, jefe de Vacunación en el centro de Higiene, Epidemiología y Microbiología de la ciudad del Golfo de Guacanayabo explicó en intercambio con la prensa que la dosis inicial la recibirán infantes entre los 30 días de nacidos y hasta los dos años, once meses y 29 días.

Zamora Escalona recordó a los padres o cualquier otro familiar que acuda a los sitios de vacunación, que treinta minutos antes o después no se le puede brindar agua a los pequeños, pues el cloro que contiene ese líquido invalida el efecto del medicamento.

El especialista apuntó que el preparado está disponible en 124 consultorios del médico y enfermera de la familia de las cinco áreas de salud pública de este costero territorio, para dar a beber las dos gotas a cada niño.

El jefe de vacunación en el municipio de Manzanillo dijo además que otra dosis, sublingual, se suministrará en una segunda etapa 45 días después, mientras se reactivará la cantidad del inmunógeno a los niños de nueve años de edad.

“Refuerza tu defensa, vacúnate, las vacunas funcionan” es la premisa de la actual campaña, que desde mil 962 hasta 2018 ha aplicado en la Isla 85 millones 200 mil dosis de la vacuna antipolio, para proteger a la población cubana menor de 71 años de edad.

Con la implementación del Programa Nacional cubano de Inmunización se han logrado eliminar enfermedades como la poliomielitis, la difteria, el sarampión, la tosferina, la rubeola, y la parotiditis, así como también dos formas clínicas severas en menores de un año: tétanos neonatal y meningitis tuberculosa.

Además el síndrome de rubeola congénita y meningitis postparotiditis, dos de las complicaciones clínicas más graves.

Gracias a ese programa universal, integral, participativo y accesible han dejado de constituir un problema de salud el tétanos y la meningitis por Haemophilus influenzae tipo B y han reducido su morbimortalidad en más de un 95 por ciento la fiebre tifoidea, la enfermedad meningocóccica y la hepatitis B.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *