Goza de buena salud programa del Médico de la Familia en las montañas

Share Button
Por Orlando Fombellida Claro | 23 octubre, 2020 |
0
El médico y la enfermera de la familia en Altos de Mompié, Dariel Milanés Fonseca y Yeini Rosabal Pantoja FOTO/Rafael Martínez Arias

Al arribar a sus 36 años de existencia, el programa del Médico de la Familia en la parte de la Sierra Maestra perteneciente a la provincia de Granma, goza de buena salud.

Concebido por Fidel, nació de un parto feliz el 22 de octubre de 1984 en El Jíbaro, histórico sitio perteneciente al actual municipio de Bartolomé Masó, del que partió, al anochecer del 31 de agosto de 1958, la columna invasora No. 8 Ciro Redondo, del Ejército Rebelde, dirigida por el médico y guerrillero Ernesto Guevara de la Serna (Che), en su campaña hacia Las Villas.

El Líder Histórico de la Revolución Cubana lo había anunciado el 19 de mayo de 1984, durante la celebración, en Yara, del XXV aniversario de la promulgación de la primera Ley de Reforma Agraria:

“… en el próximo año, en esta provincia Granma un conjunto de comunidades campesinas van a tener el médico al lado, y esperamos que en el futuro no muy lejano cada comunidad campesina, aparte de los policlínicos, hospitales municipales, provinciales y nacionales, tendrá un médico al lado…”. Transcurridos solo cinco meses, el vaticinio se hizo realidad.

Sobre aquel acontecimiento la cronista del juicio del Moncada, Marta Rojas, escribió: “…muy cerca del Consultorio del Médico de la Familia, está situada la casita de la Comandancia guerrillera (del Che en El Jíbaro) y justamente frente a ese sitio histórico, fue donde juraron los primeros 28 médicos de la comunidad cumplir su misión de salud, durante dos años, en las montañas de la provincia Granma.

“Aquel día del juramento estuvo con ellos el médico de la Columna 8, doctor Sergio del Valle –entonces en función de ministro de Salud Pública-, quien recordó la estancia del Comandante Ernesto Che Guevara en El Jíbaro.

“La doctora Omara Guartón Ortiz leyó, en nombre de sus compañeros, el juramento de la misión médica. Fue el 22 de octubre de 1984. Ella era una de las 16 mujeres que integraban el grupo de los pioneros del Médico de la Familia en las montañas, quienes se desplegaron inmediatamente después del acto por la Sierra Maestra, para tomar posesión de los consultorios y en ellos hacer valer esta sentencia martiana: La verdadera medicina no es la que cura sino la que precave”.

Frente a esta casa en la que estuvo la Comandancia de Ernesto Che Guevara, en El Jíbaro, se inauguró el programa del Médico de la Familia, en Granma FOTO/Autor desconocido

En poco tiempo toda la serranía granmense fue cubierta por médicos y enfermeras, quienes han contribuido a disminuir la mortalidad infantil y materna y a elevar la calidad de vida de sus habitantes.

Datos suministrados a este redactor por la colega María Valerino San Pedro, destacan que en las áreas de Granma comprendidas dentro del plan de desarrollo integral de las montañas denominado Turquino, hay 134 consultorios del Médico y la Enfermera de la Familia, además, 30 farmacias comunitarias y 114 bodegas de Comercio Interior habilitadas para el expendio de medicamentos, más 154 salas de televisión en las que se brindan servicios de rehabilitación.

En  Altos de Mompié, bucólico sitio de la Sierra Maestra a unos mil 200 metros de altura sobre el nivel del mar, perteneciente al municipio de Bartolomé Masó,  se estrenó como médico, hace poco más de un mes, el doctor Dariel Milanés Fonseca, quien al igual que sus colegas que laboran en los restantes consultorios enclavados en la serranía granmense, demuestran que en esta el programa del Médico de la Familia goza de muy buena salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *