La primera flecha de Los Indios en la Gran Final

Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 11 mayo, 2016 |
1
FOTO / Luis Carlos Palacios Leyva
FOTO / Luis Carlos Palacios Leyva

Con certero pitcheo de Niovel Piña y ofensiva oportuna de ocho imparables, el equipo de Yara derrotó 4×3 a Bayamo, esta tarde, al estrenarse la Gran final de la 40 Serie de béisbol en Granma, en el estadio Mártires de Barbados.

Cerrado de principio a fin resultó el partido que encontró definición en las postrimerías, después de disiparse la amenaza de los bayameses, quienes estuvieron a punto de descontar ventaja de tres carreras en el noveno capítulo.

Las dos mejores cartas de triunfo de sus respectivos conjuntos durante toda la campaña, Piña y Edgar Escobar, entablaron el duelo, aunque el yarense salió vencedor luego de dominar a la artillería contraria durante ocho entradas, con cinco indiscutibles y una carrera permitida.

Al término del octavo episodio y con diferencia de 4×1, Niovel abandonó el montículo de la instalación bayamesa y su mentor Ernesto Taylor confió en David Escalona, pero el joven toleró cuatro imparables consecutivos, después de sacar el primer out cuando retiró al peligroso Yordanis Samón.

Ya con la pizarra 4×3 y la posible carrera de la victoria de los anfitriones bayameses en la inicial, Taylor trajo a Alexánder Cabrales y acto seguido aceptó sencillo del emergente Raidel Cañete al jardín izquierdo, pero con un tiro preciso el patrullero Juan Benítez puso out en home a Miguel Pita, que intentaba anotar desde la segunda almohadilla.

Entonces, el director de los yarenses decidió llenar las bases y ordenó a Loidel Piñeiro, el tercer relevista, lanzarle al también zurdo Alejandro Paneque, quien conectó un roletazo en el que se lució el camarero Carlos Benítez cuando impidió, al menos, el empate y así selló el éxito de su elenco.

Antes en la parte alta de ese inning, el principal apagafuegos de Bayamo y de la selección de Granma en las últimas campañas nacionales, Juan Ramón Olivera, no cumplió con su función de sofocar la rebelión de los rivales, admitió un tubey del inicialista Luis Milanés, que remolcó las dos carreras que a la postre fueron decisivas.

Con esta victoria Los Indios garantizaron, al menos, celebrar los dos partidos en sus predios del 10 de Octubre, y, de paso, reafirmaron las pretensiones de revalidar la corona conseguida en la edición anterior.

Por su parte, Los Incendiarios tratarán -este miércoles y en el mismo escenario- de emparejar el match (pactado a cinco juegos) y demostrar su poderío, para confirmarse como la formación más potente de la pelota granmense actual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Los granmenses que no vivimos en la provincia necesitamos las informaciones con mas detalles de los juegos de esta gran final, así conoceremos los que integraran el equipo a la serie nacional. Saludos a todos los fanaticos al beisbol.