Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso: majestuosidad y elegancia

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 14 enero, 2016 |
0

Gran Teatro de La Habana Alicia AlonsoLa Habana-.  Después de tres años de restauración, el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso resplandece ante los transeúntes locales y foráneos que observan en detalle la majestuosidad y elegancia del inmueble de estilo ecléctico.

Considerada una de las construcciones más espectaculares de Cuba, la edificación ha acogido las actuaciones de importantes figuras de las artes internacionales como el tenor italiano Enrico Caruso y la bailarina rusa Ana Pávlova, y también los instrumentistas nacionales Ignacio Cervantes y José White.

Además, ha sido testigo de importantes sucesos como los experimentos de transmisión acústica realizados allí por el italiano Antonio Meucci, que posteriormente lo llevaron a la invención del teléfono.

La institución fue erigida a principios del siglo XIX para acoger la sede del Centro Gallego de La Habana y ha tenido varios nombres desde su fundación, entre ellos Gran Teatro Nacional, Teatro Estrada Palma, Teatro García Lorca y Gran Teatro de La Habana.

Establecido como Teatro Tacón a finales de la década de 1830, el inmueble fue rebautizado en septiembre de 2015 con el nombre de Alicia Alonso, una de las figuras indispensables de la danza clásica en el mundo y creadora del Ballet Nacional de Cuba (BNC).

El Consejo de Estado de la República de Cuba acordó -con carácter excepcional y en reconocimiento a los aportes de la prima ballerina assoluta a la cultura cubana y universal, su amor a la Patria y fidelidad a la Revolución cubana- denominar la edificación como Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso.

Totalmente remodelado, el centro reabrió sus puertas con una gala del BNC titulada Tríptico Clásico, a la cual asistieron el presidente cubano Raúl Castro e importantes personalidades de la vida política, social y cultural de la isla caribeña.

EL TEATRO POR DENTRO

“El Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso es un edificio
aglutinador porque es multifuncional, siempre vinculado al arte”, aseguró a Prensa Latina Ernesto Eduardo González López, Subdirector Técnico-Artístico de ese centro.

A los ya tradicionales espacios como las salas Federico García Lorca, Ernesto Lecuona y Alejo Carpentier se sumaron otros nuevos: el Tablao Flamenco para presentaciones de grupos de pequeño formato o descargas y el Café Intermezzo, donde confluirán la exquisitez culinaria y el arte lírico.

Otra de las novedades del teatro es La Cava, un lugar fascinante por la sobriedad de su diseño y seductora iluminación, especial para compartir en un ambiente íntimo la degustación de vinos.

González López añadió que la Sala Federico García Lorca, que desde la década de 1960 constituye la sede del BNC, luce sus mejores galas luego de una minuciosa remodelación que le devolvió su brillo y espectacularidad.

“Esta sala es el corazón del teatro”, refirió el directivo al ofrecer detalles de la restauración del salón, que ahora cuenta con un nuevo piso de parqué (secciones de madera montadas de manera continua).

Una de las mayores atracciones de la sala es la lámpara checa con cristales de bohemia que corona su techo, donada por el Historiador de la ciudad de La Habana Eusebio Leal Spengler y muy parecida a la famosa araña del Teatro Tacón.

También este espacio, con mil 147 capacidades, posee paneles
acústicos y un equipamiento técnico de audio y luces de primer nivel, expresó González López durante un recorrido por el coliseo que lleva el nombre del célebre escritor español, autor de La casa de Bernarda Alba y Bodas de sangre.

Con 165 plazas después de la restauración, la Sala Ernesto Lecuona se mantiene como cuna de la música de cámara y concierto, en un homenaje perpetuo al más universal de los músicos cubanos por la trascendencia y perdurabilidad de sus creaciones.

De acuerdo con el directivo, la sala Alejo Carpentier -ubicada en el último piso del teatro- quedó como fue concebida en el momento de su construcción: un salón abierto con una especie de palco en el centro donde las orquestas subían a hacer sus descargas en los grandes bailes
de antaño.

UN ESPACIO PARA LAS ARTES VISUALES

El lobby de acceso a los salones del teatro resguardará una
escultura en bronce de la prima ballerina assoluta a cargo de José Villa Soberón (Premio Nacional de Artes Plásticas 2008), para de esa manera eternizar la presencia de la diva de la danza clásica en Cuba.

También, el inmueble de cinco pisos diseñado por el arquitecto belga Paul Beleu cobija hasta el próximo mes de marzo una exposición, que bajo el nombre Plus, muestra en la Galería Orígenes una buena representación de las artes visuales de esta isla, dijo González López.

Obras de los Premios Nacionales de Artes Plásticas, otorgados desde 1994 hasta 2015, abrieron las puertas del nuevo espacio que el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso estableció como homenaje a quienes tienen un lugar especial en las manifestaciones visuales.

Trabajos de los pintores Raúl Martínez, Alfredo Sosabravo, Manuel Mendive, Adigio Benítez, Roberto Fabelo, Nelson Domínguez, Lázaro Saavedra y Pedro de Oraá, entre otros, conforman la exhibición.

Dirigida por el Fondo Cubano de Bienes Culturales, la Galería Orígenes prevé además la comercialización de obras de artistas cubanos consolidados a nivel nacional e internacional.

Por su parte, la Sala Monográfica Zoom constituye una atractiva propuesta cultural que con una forma de laberinto expone mediante paneles acrílicos la historia del teatro desde su fundación y la visita de distinguidas personalidades de las artes.

Fotos originales de la época y documentos históricos podrán ser consultados a través de una mesa táctil ubicada en el centro de esa galería, que además proyectará audiovisuales relacionados con el inmueble y con la compañía danzaria fundada por la prima ballerina assoluta junto a los hermanos Fernando y Alberto Alonso en 1948.

El proceso de restauración dirigido por el Ministerio de Cultura de Cuba también incluyó la instauración de una sala de ensayo para bailarines y otra para los ensayos de la Orquesta del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, dirigida por el maestro Giosvanny Duarte.

La belleza arquitectónica y la maravillosa decoración del inmueble, unido a grandes acontecimientos que ha acogido lo consagran como el teatro insigne de Cuba.

Después de tres años de restauración, el edificio que luce renovadas piezas de mármol de carrara, está preparado para dar respuesta a cualquier necesidad técnica tanto de compañías nacionales como foráneas, aseveró González López a Prensa Latina.

Testigo de la más genuina tradición operística, danzaria, musical y dramática, el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso prevalece como uno de los más elegantes y majestuosos de América Latina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .